El viejo cosmos

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

luna bala

 

Dicen que en la cara oculta de la luna han abierto un centro interestelar de reuniones llamado: “El viejo Cosmos”. El parking está siempre a rebosar de ovnis de última generación. Los mandatarios más prestigiosos del universo se citan allí para deliberar sobre el estado del Espacio Global. No hay más que tomar la salida 22 del tercer cinturón del sistema solar para llegar.

Durante las Convenciones de “El viejo Cosmos” los selenitas aprovechan el ágape inaugural para ponerse hasta las trancas de hidrógeno líquido Gran Reserva, y siempre acaban alborotando la asamblea con los marcianos, individuos prepotentes del planeta rojo que bravuconean diciendo que Marte es el mejor sitio para vivir. Que si tiene más rotondas y semáforos, que si sus fiestas patronales son la caña…

        Al complejo estelar de moda, acuden incluso desde la constelación de Casiopea. L@s lejan@s visitantes (tod@s l@s habitantes de esa constelación son hermafroditas de sexo tántrico en honor a su Dios Sánchez Dragó) alardean de que sus planetas no declaran a Hacienda y castigan sin indulgencia la perversa monogamia.

        Los terrícolas no son bienvenidos por aquellos lares, incluso de vez en cuando, los extraterrestres más xenófobos lanzan meteoritos como puños contra la estación MIR o el satélite Hispasat. La falta de moral de nuestro planeta produce el rechazo absoluto del resto de seres vivos.

        Sin embargo, periódicamente algún enviado se acerca hasta la Tierra en misión especial y abduce a algún humano. Casos conocidos son los de Iker Jiménez, Aznar, Bunbury o Tom Cruise. A todos ellos se les aplica una lobotomía y se les insertan novedosas ideas que deben extender por el mundo, de ahí su clarividente filosofía universal.

Mientras no captemos el mensaje que todos estos abducidos nos están trasmitiendo, nunca podremos visitar “El viejo cosmos”, ninguno de nosotros seremos dignos de un pase VIP junto al resto de vecinos del firmamento infinito.

De momento sólo el ya nombrado Sánchez Dragó hace tiempo que lo entendió todo. (Bien lo saben sus devotos l@s Casiope@s).