Europa, de Cristina Cerrada

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Cuando se vive una guerra no siempre se escapa de ella saliendo de la zona de conflicto. En la aseptica consideración de este último término, existían antes otros conceptos como: casa, infancia, hogar o vida…

Heda abandonó su hogar o zona de conflicto acompañada de su familia. La promesa de una vida en paz parecía la solución a todos sus problemas. Pero el futuro es un amasijo de recuerdos oxidados, prolongados hacia el porvenir último: la muerte.

Porque hay gente que deambula muerta en vida, almas zombies que jamás podrán volver a sentir afecto alguno. El entorno familiar de Heda acompaña su devenir melancólico por el mundo. Toda su familia, su padre, su madre y su hermano son sólo la apariencia física de lo que un día fue su hogar.

Europa, como obra narrativa se acerca a Heda y al resto de personajes desde una perspectiva hermética. Unos personajes encallados por el dolor no pueden presentarse abiertamente con sus penas y sus esperanzas. Sus almas están cerradas o rotas, actúan como seres alienados y sólo en algunos instantes se intuye algo de humanidad. Lo suficiente para que el personaje en cuestión despierte un brillo singular, aportando sensaciones multiplicadas por su sencillo aunque eterno fulgor.

Que la narración transmita tanto dolor escondido es un logro que solo una buena pluma puede lograr. Llegar a entender a Helda, mimetizarse con su trágica existencia justifica toda la lectura.

En superficie, la novela habla del gran problema de los refugiados, de lo que supone (y no siempre entendemos) dejar tu casa. Sobre estos condenados a la emigración llueven culpas, odios y malostratos.

Todo lo que sea leer para empatizar con los casos concretos, dentro de la generalidad, solo puede hacer bien en el lector. Quizás infundirle otros sentimientos para entender lo que supone abandonar tu hogar.

Ya puedes comprar la novela Europa, último libro de Cristina Cerrada, aquí, en Amazon o en Casa del Libro: