El valle del óxido, de Philipp Meyer

4.00 avg. rating (83% score) - 2 votes

Una novela de ritmo pausado que explora las carencias del alma cuando la persona queda despojada de lo material. La crisis económica, la depresión económica da lugar a escenarios donde la falta del respaldo material, en un estilo de vida basado en eso, en lo tangible, degenera en almas grises cuyas esperanzas parecen desaparecer al ritmo de la pérdida de poder adquisitivo.

En este libro El valle del óxido se nos presenta un escenario típico de la américa profunda, pero que es fácilmente reconocible y extrapolable ya a cualquier rincón del mundo en esta economía global. Lo más estimulante de esta lectura es ese aspecto de lo personal sobre lo macroeconómico, de lo particular frente a las gráficas de tendencia, las cifras de deuda pública o de gasto social.

El sueño americano se transforma cada vez en más casos en la pesadilla de la ficción. En el país más rico del mundo, o uno de los primeros, se da la paradoja de que sus ciudadanos pueden encontrarse desamparados de un día para otro. Isaac, el protagonista de esta novela, es un joven intelectualmente dotado y con voluntad para salir adelante, pero debe permanecer lastrado a su padre enfermo, a su pueblo en decadencia y a ese valle donde todo huele a abandono.

Junto a Isaac, conocemos a Billy Poe, otro chaval con muchos posibles pero ya ningún viso de realidad. Una poderosa sensación de inercia mueve las vidas de los dos chavales, con una sensación permanente de la inminente escapada en busca de un futuro.

Y un día lo deciden. Ambos acaban huyendo de allí sin más maleta que sus sueños y esperanzas. Pero el destino es terco y traicionero como el solo. Poco después de emprender su incierto camino, el plan se trastoca completamente, su plan al menos, porque el lector siempre pudo haber pensado que no, que no había manera de salir de ese magnético lugar.

Criados en la tristeza, la desesperación, las carencias de sueños, los dos chicos se ven de repente frente a la encrucijada de sus vidas. Las decisiones que tomen acabarán por perfilar la idea de si los destinos pueden o no ser reescritos a fuerza de voluntad.

Hay cierto encanto en la decadencia, y este libro hace gala de tal sensación. Mientras lees te ves embriagado por una pesada idea de que la rutina más sencilla confiere de cierta inmortalidad a los personajes, a los momentos y a toda tu vida en general. Recomendable como libro de cabecera para acabar el día con una lectura pausada.

Ya puedes comprar el libro El valle del óxido, la última novela de Philipp Meyer, aquí: