No mires atrás, de Karin Fossum

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Leer a Karin Fossum es sucumbir a tramas de novela negra inesperadas. Las casualidades como punto de partida para convertir a cualquier persona no solo en víctima sino además en siniestro asesino. No se trata de que el lector no sepa quién puede ser “el malo” de la historia. Hablo más bien de cómo Karin nos convence para hacer de una apacible ama de casa, de un simpático cartero, o de tu agente de seguros un lúgubre personaje cuya parcela del mal acaba dominando su alma y su voluntad.

En el caso de este libro No mires atrás, el desconcierto llega incluso desde el planteamiento de arranque. Cuando la pequeña Ragnhild desaparece, todos se lanzan en su búsqueda. La niña regresa por su pie, sana y salva horas después. Tan solo ha estado un rato en casa de Raymond, lo que viene siendo el tonto del pueblo, pero con un punto oscuro, como no podía ser de otra forma en una novela de este género.

El alivio generalizado sosiega los ánimos de la comunidad, el pequeño pueblo noruego donde transcurre la historia. Hasta que Ragnhild comenta un detalle escabroso. De repente dice haber visto una mujer desnuda cerca del lago. Lo que realmente ha visto es un cadaver que la policía descubrirá poco después.

El famoso inspector Konrad Sejer, al que ya me entregué en la novela La luz del diablo, empieza a sondear al personal. Los vecinos del pueblo ofrecen sus testimonios, coartadas y demás argumentos frente al misterioso fallecimiento de la joven Annie Holland.

El problema es que Sejer se encuentra con multitud de posibles. Muchos vecinos podrían haber matado a la joven. Pasados tormentosos que no auguran nada bueno en unos casos o comportamientos desconcertantes en otros. Konrad navega en el desconcierto hacia la resolución del caso mientras nos da a conocer las interioridades de muchos personajes que, en su extrapolación siniestra, podemos reconocer como vecinos nuestros.

Ya puedes comprar el libro No mires atrás, de la gran autora noruega Karin Fossum, aquí: