Recuerda aquella vez, de Adam Silvera

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Acercarte a una novela juvenil cuando ya no eres tan joven, es una acto de empatía contigo mismo, con aquel que fuiste. De ahí esta reseña, un interés por la forma de ver el mundo que te aborda cuando aún no has llegado al adulto que te espera.

En el libro Recuerda aquella vez, no obstante, no he encontrado una lectura juvenil al uso. Y en cierta forma me reconforta a la vez que me despierta ciertos reparos (debo ser ya un viejo gruñón).

Sin embargo, qué decir de la trama…, lo cierto es que está muy bien El planteamiento es pura ciencia ficción, pero también tiene un punto de encuentro del adolescente consigo mismo, reflejado en el papel de Aaron Soto, el protagonista. No podemos obviar que dentro de la juventud también hay turbulencia y zozobra además de energía y vitalidad.

Este libro se disfraza de ciencia ficción para plantear paradigmas existenciales sobre las sensaciones del joven que despierta a la madurez. La felicidad, el ideal de pertenencia, la amistad, el pasado y el porvenir… Pero el autor nunca pierde el norte. En todo momento sabe a quién se dirige y tira del lenguaje propio de los jovenes (lenguaje en el sentido de la forma de ver la vida, entre trepidante y disparatada). Esa bendita locura.

Y al final lo consiguió, el libro me transportó a la edad del limbo juvenil, donde las sensaciones son más intensas. Adam Silvera no se anda con remilgos ni con clichés para hablarnos de juventud y hablar a la juventud. Sabe que la fantasía todavía encandila a estos niños con cuerpos en transición y les presenta una historia intensa con los aspectos más complejos y las contradicciones más marcadas de los jovenes.

Y ¿por qué no han de leer los jovenes algo que sin duda están viviendo dentro, al nivel que sea? Un sí por la literatura juvenil sin adoctrinamiento, sea de la temática que sea. Sin duda una lectura de este libro puede hacerle verse reflejado a cualquier adolescente. Y sentir que la literatura también puede tener su corazón no puede servir más que para una apertura general.

Ya puedes comprar la novela Recuerda aquella vez, la ópera prima de Adam Silvera, aquí: