Tomas falsas

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

5BORO_NYC_Subway_Roll_Sign_Series_Release_1 Estudiaba con discreción los movimientos de cientos de potenciales actores y actrices que deambulaban por el metro, hasta que mi cámara se detuvo en ella. Elegante y sofisticada. La llamé Brenda Wilson, y le adjudiqué el papel principal de la película que quería hacer.

Brenda pensativa en el andén, sentada de piernas cruzadas ya dentro del vagón, paseando por la calle. Primeras tomas, excepcionales todas ellas.

La esperaba todos los días en el metro y me bajaba tras ella, para proseguir con las escenas de calle. No había elegido mal, parecía que Brenda trabajaba de abogada en un despacho de la capital, un desempeño muy cinematográfico. El guión podía ser: Pese a su juventud, su talento le había encaramado a los puestos de mayor responsabilidad dentro del bufete llamado… Mithes & Doherty, por ejemplo, donde llevaba la defensa de…Miguel Casanova. Sí, un nombre hispano para el papel de traficante.

Una mañana forcé una conversación con Brenda. Le pedí información sobre la calle más remota de la ciudad. Bajo mi bolso de mano el objetivo captó todos sus gestos. Estupendos primeros planos y su voz grabada.

Pero precisaba más acción, interacción con otros personajes. Dí con la solución al escucharla citarse por el móvil para cenar con un tipo. A la misma hora yo también acudí. Busqué una mesa con buena visibilidad hacia la suya. La escena se me antojó fundamental, una reunión crucial con el mismísimo Miguel Casanova.

No pudo resultar mejor. Al salir del restaurante, Brenda y Miguel discutieron, y ella escapó a la carrera. A partir de entonces los esbirros de Casanova la acosarían para que no revelara todo lo que había conocido sobre sus sucios negocios.

__ Lo siento, la historia puede ser buena, pero no me convence la actriz, sobreactúa. Chico, no es fácil conseguir un buen actor. Los amigos no son un buen recurso, aunque resulten baratos -sonrió aquel maldito chupatintas de la cinematográfica a la que lleve mi proyecto.

Desencantado cogí el metro de camino a casa. ¿Cómo podía argumentar sobreactuación en un personaje real? Aunque, pudiera tener razón. Muchas veces había pensado que la vida es una sucesión de escenas absurdas, llena de personajes histriónicos buscando el protagonismo en sus destinos inciertos.

La megafonía anunció mi parada. Iba a levantarme cuando comprobé que Brenda se había sentado a mi lado en aquel vagón de regreso a casa.

__ ¡Hola! ¿Ya hemos terminado el rodaje?