¿Dónde vamos a bailar esta noche?, de Javier Aznar

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Me suele pasar que leyendo un libro enlazo conceptos con otro muy diferente. En este caso el clic saltó y al poco de estar leyendo me acordé de La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera.  Será cuestión de ese aroma a los instantes mágicos de la vida, tan escasos como los deja vù. Ambas obras comparten esa intención de relatar lo intangible. En el caso de Milan Kundera desde un plano más profundo, más existencial, en el caso de Javier Aznar desde un punto de vista irónico, casi burlesco, asumiendo que lo mágico dura poco.

Lo de los instantes maravillosos en los que los planetas se alinean y te guiñan un ojo, es de traca. Si este no fuera el valle de lágrimas que es, los momentos felices deberían extenderse hasta un horizonte todo-temporal. El paraíso debió ser algo así hasta que la cagó Eva, o Adán, o ambos dos.

Pero qué le vamos a hacer, los humanos somos mucho de cagarla. Lo que no cabe duda, y es de justicia reconocerlo, es que la belleza existe gracias a la mediocridad. La comparación siempre es necesaria para poder cuantificar lo hermoso del instante en cuestión.

El libro ¿Dónde vamos a bailar esta noche? es esa misma pregunta que quisieramos se nos cuestionara por la persona a la que amamos…, o tal vez sea un irónico planteamiento de un imposible, o una pregunta retórica de una felicidad que te roza fugazmente.

Esta obra es un viaje fascinante a través de una rutina sublimada espasmódicamente por lo fugaz. Una elegante narración que te atrapa en ese contraste entre lo mundano y el brillo inesperado de lo especial, que te aborda repentinamente y te hace recuperar sensaciones propias acopiadas como tesoros del alma.

Bunbury cantaba, en un tema versionado, algo así como que el alma escribe sus libros, pero nadie los lee. Este libro es el diario de un alma que trasiega libremente entre lo cotidiano y lo excepcional, ofreciendo un gustoso placer de lectura de fuera hacia dentro, desde la realidad hacia la mirada subjetiva de un personaje capaz de transformar lo vivido en plenamente disfrutado. Siempre a sabiendas de que nada perdura. Y con el humor necesario para asumirlo apaciblemente.

Sobreponerse a esa pesada carga del “nada queda” con ese humor, la elegancia y la buena literatura que ofrece Javier Aznar es un acto de generosidad literaria.

Ya puedes comprar el libro ¿Dónde vamos a bailar esta noche?, lo último de Javier Aznar, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*