El libro de la vagina, de Nina Brochmann

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Es probable que no haya mito más grande en este mundo que todo lo que concierne a la vagina: sus puntos G, sus orgamos, su clítoris. Los genitales femeninos son esos grandes desconocidos pero grandes hipotetizados del mundo masculino. Y, por lo que se ve en este libro, también puede presentar sorpresas para aquellas de sus desconcertadas poseedoras que se animen a este ejercicio de autodescubrimiento.

Me gustaría dejar claro que el o la que quiera ver antes de empezar cualquier atisbo de trato sexista sobre el asunto, mejor que abandone esta entrada. Si la autora habla sin tapujos sobre el coño, no esperéis que yo me ande con remilgos, de la misma forma que si reseñara un libro sobre el pene y sus dos compañeros…

La fisilogía de la vagina es diversa y compleja, sobre ella actúan hormonas y por medio de ella se liberan lo que en otros siglos se determinaría como distintos “humores” del cuerpo. No podía ser de otra forma que la sexualidad de este aparato tuviera diversidad de matices y posibilidades. El tema estrella, como no podía ser de otra forma al hablar del coño es el clítoris. Si os creéis conocedores o conocedoras absolut@s de este pequeño cuerpo carnoso (por definición, no es cosa mía), aventuraros a los que sobre éste aclaran estas páginas…

Pero Nina también nos habla de la exposición de este órgano a infecciones propias de la actividad sexual y de cómo afecta la introducción directa de sustancias anticonceptivas varias… Clarito y sin tapujos, vaya.

Medicina, estudios, experiencias, todo un compendio de saberes narrados de forma amena y sencilla. Y aunque la sexualidad adquiere un peso específico, no es asunto capital del libro. Conocer la vagina va más allá de esta expresión sexual. Así pues, también está especialmente recomendado para un mejor conocimiento en lo práctico (y expuesto de forma muy amena) de ese importante conducto o vulva, esencia de vida de nuestra especie…

Ya puedes comprar el libro de la vagina, de Nina Brochmann, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*