Animales domésticos, de Teresa Viejo

4.00 avg. rating (81% score) - 7 votes

A veces llega un momento en el que la balanza del amor oscila desde el cariño y la rutina hacia el deseo y la incontinencia. Filtros, tabús, moral…, llámalo X. La cuestión es que puede surgir, nadie estamos libre de ello.

Abigail no trata de justificar por qué lo hizo. Tan solo nos muestra el fácil camino que conduce a lo prohibido. De hecho, el ser humano avanza a base de conquistas de la razón sobre lo prohibido, o al menos sobre lo difícil. Todo lo demás es inmovilismo y costumbre hacia el abismo.

En el espacio de las emociones ocurre lo propio. Y puede suceder que, cuando buscamos el límite de las emociones hacia eso determinado como prohibido, recuperamos la sensación de seguir vivos. No es cosa de Abigail, forma parte de la contradicción del ser humano, de la misma forma que respiramos óxigeno para vivir a la vez que oxidamos nuestras células y envejecemos.

Es cuestión de cada uno sopesar. Solo corresponde a Abigail considerar qué es lo que está haciendo. Quizás se haya dejado llevar por un ruido y una furia interiores absolutamente incontrolables, o quizás solo haya sucumbido a algún slogan de una nueva campaña para encontrar la felicidad.

Sea como fuere, el sexo puede convertirse en una gran fuente donde saciar las ansias de rebeldía focalizadas en pasiones descontroladas. El estallido de un orgasmo puede reconciliarte con un mundo que parece negarte la felicidad.

Que conste que todo esto no es cosa mía 🙂 , es lo que te invita a pensar el personaje de Abigail, bajo cuya piel nos conduce al frenético viaje de la infidelidad, de las emociones al límite. Abigail nos muestra el sexo como búsqueda de ese yo aletargado entre la rutina, pero deseoso de romper con todo aunque sea de vez en cuando, escapando a hurtadillas de los dictados de lo racional.

Tal vez Abigail busque en este relato su expiación. Pero lo que queda claro es que no se trata de buscar el perdón de los demás sino su liberación completa.

Ya puedes comprar el libro Animales domésticos, la nueva novela de Teresa Viejo, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*