Historias de la tele, de María Casado

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

La televisión a la carta es una forma de ocio bien reciente que nada tiene que ver con la televisión tal como la entendíamos hace poco más de veinte años. Hasta esta eclosión de la televisión como un servicio personalizado, los españoles de antaño se asomaban a los dos canales públicos disponibles, y a alguno más privado que iba apareciendo, como un acto de reunión familiar.

La televisión de entonces acopió el acervo cultural de la España que se incorporaba a la modernidad de los televisores que iban llegando a cada casa. En sus comienzos, como se indica en este libro de María Casado, poco más de medio centenar de aparatos reprodujeron aquellas primeras imágenes en movimiento que se fueron introduciendo salón por salón con el paso de los años.

Pensar que poco después millones y millones de españoles se sentaban para ver “qué echaban” resulta una idea fascinante. La televisión iba a poder con todo llegando a todos. Una herramienta para el ocio o para la propaganda, para la información y también para la desinformación. Una poderosa arma a explotar…

Pero en su imparable evolución, la televisión alberga multitud de anécdotas que la periodista María Casado recupera para la causa de este libro Historias de la tele. Personajes en situaciones singulares, cómicas, comprometidas, improvisadas, mágicas al fin y al cabo.

Programas grabados a fuego en nuestra memoria, especiales de navidad, musicales, deportes… todos ellos guardan pequeños secretos que nos dejarán boquiabiertos y nos sacarán una sonrisa simpática.

Con el paso de los años la televisión fue liberándose de cierta candidez, ganando improvisación y naturalidad si procedía, consiguiendo mejores contenidos y diversificando la oferta hasta lo inimaginable.

Siempre está bien volver un poco la vista atrás y descubrir todo lo vivido frente a la televisión, incluso lo que nunca llegamos a ver en directo…

Ya puedes comprar Historias de la tele, el libro de María Casado, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*