La forma de la oscuridad, de Mirko Zilahy

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Bajo la alargada sombra de Andrea Camilleri, autores como Mirko Zihaly van sembrando sus nuevas historias oscuras donde todo adquiere un equilibrio fascinante, el thriller, un punto gore, lo deductivo. La novela negra, ya consolidada durante muchísimos años y con diversas fuentes por todo el mundo, se mezcla en un crisol que, en este caso acaba plasmándose en el spaghetti crime donde Zihaly, Dazieri o uno de sus últimos fenómenos D´Andrea, han descubierto un verdadero filón en base a buenas tramas de desbordante tensión en todos los aspectos, en el propio ritmo de la historia, en los enigmas, en las muertes y en la escenografía.

En este caso de La forma de la oscuridad, Mirko Zilahy desafía al lector, lo ubica en la Roma más tétrica de su imaginario para que deambule entre la grandiosidad de su pasado y los oscuros recovecos del mal presente. Por momentos nos distrae hasta que nos presenta la crudeza de sus casos en el punto exacto en el que necesitamos saber más una vez que creemos tener todas las pistas necesarias.

La ciudad milenaria se encuentra sumida en el capricho de oscuridad de un despiadado asesino. La cuna de la civilización occidental, de donde obtuvimos gran parte de nuestras lenguas, desde donde se importó la primera ingeniería, donde las artes alcanzaron su valor más sublimado, donde nacieron los primeros grandes mitos que trataban de explicar la existencia humana…

Y precisamente de esos mitos se alimenta el asesino. En cada una de sus asesinatos evoca los viejos símbolos de personajes mitológicos. Los cuerpos de sus víctimas componen obras del arte del mal.

El escultor, llamado así según los medios se convierte en la pesadilla del comisario Mancini. Sus obras se reproducen en diferentes espacios de la ciudad y él, el gran investigador, se ve en muchas ocasiones desbordado. Hasta el punto de cometer errores que pueden ser fatales.

Una novela que también entronca con otras recientes con ese aspecto del asesinato como una representación teatral. Parece como si los nuevos asesinos del género salieran de la escuela de Bellas Artes. Estos otros casos recientes son Astillas en la sangre, de Ashley Dyher o Ragdoll (Muñeco de trapo), de Daniel Cole.

Ya puedes comprar la novela La forma de la oscuridad, el nuevo libro de Mirko Zilahy, tras su sorprendente obra anterior: Así es como se mata, aquí: