La señora Osmond, de John Banville

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Precio: EUR 19,85
Precio recomendado: EUR 20,90
En una ocasión me animé a escribir la segunda parte de El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. Quizás algún día suba el resultado a este blog. Claro está que el pudor me limita bastante ante lo pretencioso de la tarea…

En el caso de John Banville, el genio consagrado y capaz de encontrar historias para publicar bajo su nombre o con el pseudónimo de Benjamin Black, se ha animado con La señora Osmond a trazar una revisión actualizada de “Retrato de una dama”, la gran novela de Henry James.

Y claro, en su caso el resultado, como no podía ser de otra forma, es plenamente satisfactorio. Isabel Osmond es la Isabel Archer leída y transformada por el genio irlandés.

Las coincidencias entre las dos protagonistas son notables en el fondo, en cuanto a las circunstancias a las que se enfrentan, esa suerte de abandono, despecho y amargura que puede despertarse en toda pareja que se sabe suplantada en la cama por la amante de turno.

Desde Roma hasta Londres, Isabel Osmond emprende el viaje hasta el momento previo a ser engañada por Gilbert Osmond. Recuperar la juventud puede suponer embarcarse en la melancolía de lo imposible en la sensación de un retrotraimiento que asoma ridículo en su imposible materialización.

Mientras tanto, la sensación de necesaria venganza también va asomando entre la frustración y algún asomo de felicidad ganada a la libertad inicialmente impuesta y finalmente conquistada para el mejor fin.

Cuando Isabel se ve empujada a regresar a Roma, Gilbert seguirá esperándola con la naturalidad de quien solo cometió un desliz fácilmente subsanable. Y ahí es donde descubriremos si durante su escapa a Londres Isabel ha sabido reconvertirse, encontrar la fuerza para imponer su valía, sobrevolando por encima de todo lo que representa Gilbert: la infidelidad, la amoralidad y la desconsideración completa hacia cualquier mujer.

Ya puedes comprar la novela La señora Osmond, el nuevo libro de John Banville, aquí:

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.