La vieja sirena, de José Luis Sampedro

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Esta obra maestra de José Luis Sampedro es una novela que todo el mundo debería leer al menos una vez en su vida, como se suele decir para las cosas importantes.

Cada personaje, empezando por la mujer que centraliza la novela y que pasa a ser denominada bajo varios nombres (quedémonos con Glauka) transmite la eterna sabiduría de aquel que hubiera podido vivir varias vidas.

Una lectura juvenil, como fue en mi primera lectura, te aporta un prisma diferente, una especie de despertar a algo más que las sencillas (a la par que contradictorias y encendidas) pulsiones de ese periodo previo a la madurez.

La segunda lectura en una edad adulta te transmite una primorosa nostalgia, agradable, enternecedora, sobre lo que fuiste y lo que te queda por vivir.

Parece extraño que pueda llegar a transmitir algo así una novela que pueda sonar como histórica ¿no es cierto?

Sin duda el escenario de una esplendorosa Alejandría en el siglo III es sólo eso, un perfecto escenario donde descubres lo poco que distamos los humanos de hoy de los de entonces.

No creo que haya una obra mejor para empatizar con sus personajes de manera esencial, hasta lo más hondo del alma y del estómago. Es como si pudieras habitar en el cuerpo y mente de Glauka, o de Krito con su sabiduría inagotable, o de Ahram, con el equilibrio de su fuerza y su ternura.

Por lo demás, más allá de los personajes, también se disfruta en extremo las pinceladas detallistas del amanecer sobre el mediterráneo, contemplado desde una alta torre, o la vida interior de la ciudad con sus olores y sus aromas.

Si todavía no te has dado el gusto de leer La Vieja Sirena, puedes encontrarla fácilmente aqui:

1 Trackback / Pingback

  1. La hija del sol, de Nacho Ares

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*