Mejor la ausencia, de Edurne Portela

5.00 avg. rating (99% score) - 10 votes

Hace relativamente poco reseñé la novela El sol de las contradicciones, de Eva Losada. Y este libro Mejor la ausencia, escrito por otra autora, abunda en una similar temática, quizás netamente diferenciada por el hecho diferenciador de la ubicación, del escenario.

En ambos casos se trata de hacer un dibujo generacional, la de los jovenes entre los 80 y los 90. El factor común con cualquier otra juventud, desde que el mundo es mundo, es ese punto de insolencia, de rebeldía frente a todo, de ansias de libertad (entendida esta al albor de la razón).

Sin duda un cóctel singular para todo aquel joven e inquieto que ha pasado por este mundo.

Y de ahí que estos dos libros presenten esa noción común, coincidencia temporal completa que identifica a personajes de una y otra novela.

Pero el hecho diferenciador al que antes hacía referencia radica en que los jovenes de Mejor la ausencia son los que vivieron en la Euskadi violenta de esos 80 y 90. Lo que antes nombraba acerca de la insolencia, la rebeldía y el albor de la razón era allí una mezcla perfecta para acabar sucumbiendo a esa llamada a la violencia tras el escudo del ideal.

Claro está que los rebeldes reaccionarios con ínfulas de salvadores de aquel particular escenario lo único que hacían era focalizar, orientar esas inquietudes hacia la violencia, la delincuencia. Los cados donde se movía la droga eran los mejores lugares donde captar jóvenes desesperanzados a los que inyectar un ideal por el que luchar.

Amaia pasó parte de su primera juventud observando a sus tres hermanos mayores. Aquellos con los que hacía bien poco jugaba se ocupaban ahora en destruir sus vidas, su familia y todo lo que se les pusiera por delante.

Al final los instantes pueden hacerse eternos, pero los años acaban transcurriendo frenéticamente. Amaia acaba regresando mucho tiempo después a su lugar de origen, donde lo perdió todo y donde tuvo que sobreponerse a todo. Pero siempre hay que volver en algún momento al lugar donde creciste, ya sea rodeada de completa felicidad o absolutamente marcada. Lo bueno y lo malo toca revivirlo en algún momento, para recuperar buenas sensaciones o para cerrar asuntos pendientes.

Ya puedes comprar el libro Mejor la ausencia, la nueva novela de Edurne Portela, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*