Tierra de chacales, de Amos Oz

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

A nivel práctico, el regreso de los judíos a la tierra prometida, se organizó en torno a los kibutz, por lo menos en sus estratos más voluminosos. Colonos necesarios para conseguir esa integración primaria del espacio y el ser humano que lo ocupa.

Y en torno a esa reconstrucción de una patria, a ese reencuentro de los judíos con el lugar donde habían vivido sus ancestros, Amos Oz nos ofrece unos relatos sobre viviencias, circunstancias y ese apego por la tierra perdida que consiguió mantenerlos unidos en espíritu a través de costumbres y religión.

Conflictos geopolíticos e identitarios aparte, la noción que nos presenta el autor es la de la llegada a un refugio espiritual después de MILENIOS de vagar por cualquier lugar del mundo y recibiendo desprecio y animadversión en la mayoría de los casos. Tan solo por eso ya merece la pena leer, escuchar, considerar al fin y al cabo todo punto de vista, sobre todo en su vertiente más personal.

Cuando por fin los judíos encuentran un lugar donde ya pueden sentirse ellos mismos tienen que plantearse cómo regresar a su dura tierra. Piensan en la comuna y en el trabajo para arraigarse de nuevo a su pequeño lugar en el mundo. Sin duda una suma de circunstancias muy particulares que ofrecen una gran riqueza narrativa. Judíos errantes por fin organizados para poder regresar a la tierra que el imperio romano les obligó a abandonar.

Pero pasado tanto tiempo el exilio ha calado demasiado en el alma. Y esa es la impresión última que nos aporta este libro. Fundar un país de almas que han vagado por el mundo durante siglos supuso un vertiginoso cúmulo de sensaciones contradictorias.

Relatos ricos en matices y profundos en planteamientos vitales. Una necesaria catarsis literaria para poder empatizar con esas gentes, un aprendizaje sobre el más longevo de los pueblos nómadas, una lección sobre la unidad en la dispersión.

Ya puedes comprar el libro Tierra de chacales, la gran obra de Amos Oz, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*