3 mejores libros de Alfredo Bryce Echenique

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique es un narrador incomparable, un explorador de la voluntad del ser humano, de los motivos de la existencia, un espejo en el que todo lector puede acabar encontrando su reflejo.

Porque el argumento fundamental de Bryce Echenique, que se extiende como un ligero velo por todos sus libros, es la soledad, en todas y cada una de sus múltiples posibilidades.

La soledad puede ser recogimiento y reflexión, o puede convertirse en el repaso de secretos, pesares y culpas, incluso puede acabar transformándose en plegarias. La soledad puede hasta emplearse simplemente en entretenimientos de memoria selectiva para avatares rutinarios que van cubriendo lo que de verdad importa.

Y tanto leer como escribir es un acto de fe en la soledad como un paréntesis para tí mismo, en donde puedes disparar tu imaginación y transformarte en los intensos personajes detalladamente perfilados desde dentro gracias a la portentosa pluma de este autor.

3 mejores libros de Alfredo Bryce Echenique:

  1. Reo de nocturnidad: ¿En qué momento el amor es oportunismo? ¿Quién se aprovecha de quién, Max u Ornella? En apariencia es Ornella quien en sus itinerancias desde la vida de Max hacia otras vidas y vuelta de nuevo a Max es quien saca provecho, quien parasita el alma de Max en provecho de su compañía y su hombro dispuesto a sus lacrimeos. Pero por otro lado pudiera ser Max, quien se sabe derrotado por la vida quien se aprovecha de Ornella, quien le aporta al menos alguna gota del pretérito aroma de la vida. Todo lo demás es insomnio para Max. Su miedo a la noche es realmente pánico a su conciencia empeñada en recriminarle la existencia más futil. Sea como fuere, al final Ornella acaba desapareciendo y todo lo nuevo son sombras, extensiones de un insomnio que le impide el natural reposo con el que echar un vistazo más alegre a la vida. Entre todos los que quedan, incluído algún nuevo amor fugaz, ya ninguno sabrá acompañar sus horas de soledad.
  2. El huerto de mi amada: El amor, cuando se reproduce dentro de esa azarosa ruleta que acaba uniendo a una mujer madura y a un joven chico tiene siempre un extraño punto entre maternal y libidinoso. Se plantea entonces una especie de idea de sexo tierno y eso, tal plano de igualdad o incluso inferioridad del hombre respecto a la mujer una vez en horizontal, no siempre es del agrado de las conciencias más retrógradas y patriarcales. Pero Carlitos está se enamora de Natalia y lo demás poco les importa, o aunque les importe jamás puede vencer su pasión. Ambos son personas pudientes de la ciudad de Lima en los años 50 y ambos escapan a las imposiciones morales por ambos flancos, el de la inconsciencia y el de la autosuficiencia. Entre los dos se dibuja ese típico estallido social que repudia lo mínimamente diferente, lo discordante como amenazante… Pero lo mejor de todo es que el autor se entretiene más en las miserias morales de los que acusan y ensalza más si cabe las glorias carnales y morales de ese amor descarado que revitaliza a una y despierta a la vida al otro.
  3. La amigdalitis de Tarzán: Sí, el bueno de Bryce Echenique también se sumó a la corriente de titular alguna de sus novelas de manera desconcertante. Y sin embargo lo importante, más allá de un título que pueda servir para el primer impacto visual y la profusión de interpretaciones, es la sustancia del fondo. Esta es una buena novela en la que Tarzán tan sólo es un guiño, una anécdota entre ambos personajes, una broma de esas que pueden acabar por convertirse en una clave de amor cifrada a uno y otro lado de los amantes. Porque esta historia es una historia de amor. La lejanía es el olvido en la medida en que uno se entrege a ella como excusa para olvidar, nada más. Solo un “amor acróbata” es capaz de transitar por los años desde un primer encuentro en Roma en 1963 hasta más de treinta años después. En el interín algún cuerpo a cuerpo, por lo demás, cartas, confesiones, relatos y vivencias en torno al transitar de su extraño amor y del mundo latinoamericano. La voz de Fernanda, la amante femenina claro está, se apodera de toda la novela, salpicándola de sus impresiones y sus abiertas confesiones sobre su forma de ver el mundo, un mundo que, a tenor de su espíritu, se le queda pequeño.

Puedes encontrar más títulos significativos del gran escritor Alfredo Bryce Echenique, con descuentos para accesos desde este blog, aquí:

Producto disponible en Amazon.es