3 mejores libros de David Grossman

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Siempre he pensado que quienes son capaces de escribir literatura infantil de la buena (nada que ver con “el gatito y su nuevo amigo, el oso de peluche, salieron al bosque a buscar nuevos amiguitos para su pandi…), sin duda son grandes escritores latentes para todo tipo de lectores. Solo que empezar por tratar de acceder a la psique de los pequeños es mucho más enriquecedor como autor.

Y sí, este es el caso del autor al que traigo hoy aquí: Don David Grossman, un extraordinario escritor cuyas vivencias acabaron superando lo literario por la variante de la tragedia (Seguramente puedas leer por ahí su carta al hijo perdido, Uri Grossman). Pero que, sin embargo, siguió entregado a su personal causa de la paz en lo social y en lo literario.

No es que se trate de un escritor de autoayuda. Lo de Grossman es simple y extraordinaria literatura. David se asoma a los abismos personales que la existencia plantea a todo ser humano, pero con ese algo de melancólica esperanza con cadencia musical de violines, como un Milan Kundera versión israelí, con la carga de histórico fatalismo apátrida que eso conlleva.

3 mejores novelas de David Grossman:

  1. Gran Cabaret: Uno de los más impactantes monólogos hechos novela. El soliloquio interior hecho por fin palabra abierta. Entre la oscura audiencia de un bar de la milenaria Cesarea, entre Tel Aviv y Haifa, un actor… o tal vez solo los restos de alguien decidido a contar, a testimoniar sobre su vida. Pero no todos los que lo escuchan son completos desconocidos. Dovale, el actor, se ha ocupado de que un viejo amigo asista a su espectáculo. Dovale, o lo que queda de él entre unas ropas que apenas parecen acoger huesos, se explaya a gusto. Es un sorprendente histrión que embelesa y magnetiza al público entre la misericordia de su apariencia y la hiriente verdad del mensaje entre el exceso interpretativo. Pero quien más está sorprendido es el viejo amigo invitado. Él, ahora un tranquilo jubilado de la judicatura vislumbra ese tiempo compartido con Dovale, los días en los que pudieron ser amigos. Y el cabaret acaba tomando, entre copa y copa, una lección de humanidad, una apertura a grandes verdades hirientes pero necesarias para un hombre y para su forma de ser parte de este mundo.
  2. Delirio: Shaul es un celoso marido que sospecha de su mujer y está dispuesto a todo para descubrirla en plena infidelidad. Las pistas acrecientan la certidumbre de la sospecha y el lector se empapa del sentimiento de despecho, puede incluso que asuma la sensación de derrota del Shaul engañado. Junto a él montamos en un coche hacia el descubrimiento final de la fechoría marital. Solo que, en su particular estado convaleciente Shaul necesita que lo lleven hasta el lugar en el que piensa encontrar a su mujer con el amante al que se entregará como nunca lo hizo con él. El trayecto lo realiza sentado en la parte de atrás. Al volante está su cuñada. Es de noche y la oscuridad ayuda a despertar una conversación cómplice en la que las dos almas se van desnudando en otro tipo de infidelidad, la que supone presentarse como verdaderamente uno es, la que desvela miedos y obsesiones, la que finalmente transforma la realidad circundante para alcanzar los verdaderos motivos del amor, del desamor y de la necesidad de convivencia. Una singular historia sobre el amor, más que “de amor”. Una perspectiva única sobre lo que nos mueve en última instancia.
  3. Más allá del tiempo: Probablemente la obra más lírica del autor. Una de esas novelas nacidas de la inspiración y trazadas en base a esa impronta más allá del gran argumento o trama. Porque la historia de la pérdida en el fondo es mucho más dificil de componer que la cronología de unos sentimientos sin tiempo, que se extienden sobre la vida como un negro manto de desesperanza. Por momentos de una tristeza onírica para después desparramarse en una desquiciante lucidez. El gran motivo de esta novela, Uri, el hijo del autor, es una sensación de arena que se pierde entre las manos de un padre y de una madre, la arena de un reloj que ya no dejará de desparramarse en multitud de granos de melancolía desperdigados por todo el espacio y el tiempo.

Puedes encontrar otras grandes novelas del escritor David Grossman, aquí: