3 mejores libros de Joseph Conrad

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Uno de los escritores ingleses más valorados del siglo XIX es Joseph Conrad. Si bien he dedir que me parece un escritor interesante, a mi completo parecer me parece que en ocasiones pecaba de cierto oscurantismo en su redacción.

Que tal vez ese ejercicio de introspección en sus personajes suponga un deleite para sus lectores acérrimos, me parece estupendo, pero a mi parecer en ocasiones ralentizan la marcha de las tramas con cierta vacuidad. Si se escribe género de aventuras pues vamos a ello. Si se busca escribir una novela más psicológica, pues adelante también, pero la mezcla, en este caso no me resulta del todo satisfactoria.

Dado ese pequeño palo a este autor, también es de ley reconocer que la combinación en sí es sumamente dificultosa y que, precisamente por ello, pueda ser sumamente interesante para algunos lectores. El sentir del aventurero, la trascendencia del viaje, su alcance en lo más hondo de cada personaje es algo que para quien le gusten las combinacione exóticas entiendo que pueda ser arrebatador. Es como pensar en por qué unos prefieren la ginebra a palo seco, otros con limón y otros con tónica…

Pese a todo sí que apuntaré que, siendo indulgente y concediéndole ese beneficio del mito del autor por encima de su obra, al final sus novelas pueden resultar como digo interesantes, cuando has superado ciertas fases de lectura y observas el conjunto.

3 mejores novelas de Joseph Conrad:

  1. Precio: Producto no disponible
    Un vagabundo en las islas: Digamos que el mundo de Conrad, aquel siglo XIX que despertaba a la modernidad, encontraba su más intensa antítesis evolutiva cuando el humano se adentraba en la recóndita naturaleza que aún se resistía a la conquista. Desde esa idea, en esta novela que apunta ya más al género de aventuras, encontramos una alegoría del ser humano. Aquello de que somos una isla, con nuestras partes salvajes donde se esconden fieras y especies exóticas que ni siquiera nosotros mismos reconoceríamos. Lo extraño, hasta dentro del ser, como un espacio para la duda y el miedo. Todos esos misterios se van desmenuzando en paralelo a la propia acción. La isla también tiene sus secretos, el extraño espejo en el que el hombre evolucionado se enfrenta al indígena acaba siendo un choque esencial entre el valor de lo material y la verdadera medida de lo esencial.
  2. Lord Jim: Jim, el joven, viajaba en un barco por el mar. En aquel viaje con destino a La Meca una mala noche la embarcación acaba sumergiéndose en las aguas. Jim consigue salvar la vida, junto a muchos otros tripulantes. De los más cientos de emigrantes dió buena cuenta el mar… Aquel acontecimiento alcanza la parte más honda de Jim, donde se asienta la culpa y los remordimientos. Ninguna acción podría recomponer aquel acto de cobardía e insolidaridad, pero Jim decide pagar su propia condena o al menos asumir un nuevo destino en el que se eriguirá en salvador de un pueblo malayo. Un nuevo libro de aventuras que consigue mantener un ritmo vivo que en ocasiones lastra esa noción del personaje macbethiano de quien el autor necesita transmitir todas sus sensaciones.
  3. Precio: EUR 4,64
    Precio recomendado: EUR 5,15
    El corazón de las tinieblas: Empecé esta novela con muchas ganas, pensando quizás en una versión de Julio Verne que, por lo que me anunciaban, además conseguía una mimetización absoluta con el sentir de los personajes. Y lo cierto es que ya en las primeras páginas pensé que Marlow bien podía estar navegando en el barco o sencillamente tumbado en un diván con su psicoanalista. Insisto, quizás ese pensar y ese sentir con una mayor síntesis fuera más acertado para acompañar la propia aventura. Por lo demás, la trama me pareció interesante, la búsquedad de Kurtz entre las procelosas aguas de un río congoleño, el descubrimiento de un ser humano oscuro entre las nuevas aventuras colonizadoras de aquel humano del siglo XIX, ese punto perturbador acerca del choque de perspectivas entre seres de una misma condición que viven de tan distinta forma, la oscuridad y el miedo, los motivos para emprender ciertos viajes y la entrega pasional a pulsiones básicas…

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*