Los dieciséis árboles del Somme, de Larss Mytting

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

En 1916, la región francesa del Somme se bañó de sangre como uno de los más cruentos escenarios de la Primera Guerra Mundial. En 1971 la conocida batalla se cobró sus últimas víctimas. Una pareja saltó por los aires al pisar una granada de ese escenario. El pasado se manifestaba como un fantasma bélico, como un eco siniestro que reverberaba años después.

Lo peor de todo es que la pareja dejó un hijo, que a sus tres años anduvo solitario sin un destino claro, en ningún sentido.

Todo aquello solo pudo plasmarse como un vago recuerdo, un velo onírico. Durante los años siguientes en los que Edvard se crió junto a su abuelo Sverre, apenás evocó esa lúgubre circunstancia que marcó su inicio de vida. Pero en algún momento el pasado siempre acaba visitándonos para bien o para mal, nos ofrece un vistazo rápido en el espejo de lo que fue, y en ocasiones nos deja un reflejo imborrable de facto, y que creíamos que nunca atesoramos.

Edvard padece ese efecto reclamo del pasado y se ve empujado a saber más, a conocer más. O al menos a repasar el camino hecho, aquel que te conduce cabizbajo cuando has perdido algo en cualquier trayecto.

Volver a Somme en última instancia, tras un periplo en búsqueda de ese pasado evocador que ha despertado con fuerza, casi con fiereza reclamando la entera atención de Edvard, supone un reencuentro con un escenario que todavía tiene mucho que decirle y que aclararle sobre lo que es y lo que pudo ser.

En el viaje de Edvard también conocemos intrahistorias de esa Europa tan huérfana como Edvard, un Continente como una suma de hermanos empeñados en la discordia durante toda su existencia. Sin duda un paralelismo magistral para retroceder en la vida de Edvard, en la verdad de sus progenitores y en la cruda realidad de una Europa que en ocasiones parece haber borrado también su pasado, ese del que aprender y extraer necesarias enseñanzas.

Ya puedes comprar la novela Los dieciséis árboles del Somme, el último libro de Lars Mytting, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*