Macbeth, de Jo Nesbo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Precio: EUR 19,85
Precio recomendado: EUR 20,90
Si alguien podía atreverse a pensar en reescribir el Macbeth de Shakespeare (con las sempiternas controversias sobre la completa autoría original del genio inglés), no podía ser otro que Jo Nesbo.

Solo un creador prolífico, multidisciplinar y convertido en el mayor referente actual de novela negra (el referente evolucionado equiparable a la gran tragedia clásica) podía acometer tal labor.

Quizás la consideración del género negro como el más ajustado para dar cabida a un nuevo Macbeth te suene extraño. Pero, si lo piensas bien, la obra de Shakespeare rezuma corrupción, intriga y muerte y esa suma, hoy en día, ¿a qué genero pertenece?

Con la necesaria libertad de adaptación, Jo Nesbo convierte a Macbeth en un policía que comanda un grupo de intervención de élite. La nota común que fundamenta todas las analogías entre este macbeth actual y el primigenio es la ambición como la fuerza capaz de conducir toda la voluntad hacia esa herencia maquiavélica de la que también bebió el propio Shakespeare.

Y así nos introducimos en la ciudad y su submundo por donde se mueve el dinero negro, la droga y donde la propia vida puede formar parte de cualquier mínimo acuerdo, cumplido o incumplido.

Ese siniestro submundo orquestado, tan necesario para el sostenimiento de las mejores apariencias sociales, es dirigido por Hekate, cuya ambición desatada bordea la demencial ideal de alcanzarlo todo, de regir sobre toda la ciudad.

Hekate considera que contando con Macbeth podría asestar su golpe definitivo para ejecutar un plan de rapto de todas las voluntades.

Macbeth se encuentra entonces en el fangoso terreno de sus miserias, conducido a duras penas entre la angustiosa sensación de no tener salida del mal.

Una ambiciosa novela negra que demuestra las grandes similitudes entre los siniestros escenarios de la civilización humana de hace siglos y la más rabiosa actualidad.

Ya puedes comprar la novela Macbeth, el nuevo libro de Jo Nesbo, aquí: