3 mejores libros de Adolfo Bioy Casares

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

1914 – 1999

En todo ámbito creativo siempre podemos encontrar a esos autores exploradores, genios especialmente dotados que además se entregan a la causa de innovar, de buscar, de plantear nuevos espacios y abrir caminos creativos. El escritor argentino Adolfo Bioy Casares fue uno de esos espíritus tocados por la inteligencia y las musas, todo ello agitado con la inquietud creativa para presentar finalmente un cóctel de multitud de aromas literarios.

Cuando alguien como Bioy Casares tira de recursos tan variados como la parodia, el género policíaco, el humor, la fantasía o la ciencia ficción cerrados casi siempre en torno a un existencialismo que acaba resultando tragicómico, ciertamente no queda otra que rendirse a ese dominio de tan variopintos estilos para mayor gloria de la literatura del siglo XX.

Porque aún en la fantástico o en lo paródico, siempre surge un reflejo real, una intención transformadora que gracias al extrañamiento invita a replantearse todo ideario general o cualquier aspecto asumido con normalidad sobre lo social, lo político y claro está que lo existencial.

Su conocido binomio con Borges terminó por alumbrar un conjunto de obras a cuatro manos que encandilaron en esa comunión entre literatura instintiva y exploradora con la simbólica e intelectual del otro genio argentino. Cuentos extraordinarios, como llegaron a titular a una de sus colaboraciones, que se zambullían en lo fantástico como si fuera una especie de realismo mágico dotado de mayor libertad, de menos restricciones fundamentales.

En resumen, un escritor que por si solo ocupa un gran espacio de la literatura en español del siglo XX.

3 mejores libros de Adolfo Bioy Casares:

  1. El sueño de los héroes: Hace poco hubo una reedición de esta obra magistral que ya reseñé aquí. La fantasía, tocada por un autor como fué Adolfo Bioy Casares, un tipo tendente a la tierra, existencialista, profundo en su forma de narrar sus diferentes novelas policíacas o incluso de ciencia ficción, acaba dotando a esta obra literaria concreta de una singular naturaleza a medio camino entre el extrañamiento y la melancolía. Entre los bajos barrios bonaerenses, allá por 1927, los días del carnaval son una festividad a la que se entregan Emilio Gauna y sus amigos, unos jovenes que a falta de poder comerse el mundo, devoran la noche acompañándola de alcohol. La fantasía que circunda a esta novela parece en ocasiones un delirio de tanto exceso alcohólico, pero a su vez se convierte en un potente recuerdo arragiado en inquietante certidumbre. Lo que acabó viendo Emilio Gauna aquellas noches de festejos paganos lo conducirá tres años después en su búsqueda, repitiendo similares patrones, esperando que la magia responda como un dejá vù de lo ciertamente vivido. Emilio sabe que esa fantasía suya lo puede conducir a otras opciones, otras vidas, lejos de la gente que impide su despegue de este mundo. Al otro lado de las oportunidades que esperan encontrará a Clara, entregada por completa a él. Todo viaje trascendente entraña sus riesgos. Toda idea de que la realidad puede ser trasformada por la ficción puede acabar arrastrándote de ese mundo real. Pero Emilio está dispuesto a pagar el precio, aunque el ideal solo pueda ser al final una cortina de humo. Aún es más, los riesgos inherentes a esa conquista de lo fantástico, como una oportunidad para rehacer su vida a su antojo, pueden acabar con él antes incluso de alcanzar a saber qué puede haber de cierto o no en esos tipos de sueños que pareces rozar instantes después de salir de un sueño.
  2. El perjurio de la nieve: Un relato policíaco en torno al asesinato de la joven Lucía que se convierte en un paradójico cuento del mal. No es que se trate precisamente de la obra más extensa del autor, pero por las particulares circusntacias en las que lo leí, los rescato como una de esas lecturas que sintonizan con un momento especial. El periodista y el poeta, dos tipos que se encuentran y cuya presencia apunta a la culpabilidad de uno u otro. El poeta quizás busque en esa muerte una suerte de conclusión fatalista a su más oscuro poeta, aquel que le otorga la posibilidad de convertirse en creador y a la vez juez de vida. El periodista que anda tras él, sospechando que tras él puede encontrar la noticia del día, el suceso oscuro. Lo que se desencadena dese el encuentro de los dos personajes apunta a toda una sociedad a escala reflejada en la patagonia. Lucía es la hija de un potentado y su muerte supone un antes y un después para la vida en aquel entorno singular. La composición defragmentada del relato le confiere un aire que apunta a lo extraño, a lo fantástico incluso…
  3. Dormir al sol: Una brillante composición que en sí misma es una novela brillante que se adentra en lo romántico con toques de humor, en lo fantástico con un deje existencial, en lo humano pasado por el tamiz de una imaginación capaz de abordar las emociones como fundamentos netamente transformadores de esa subjetividad que es la vida. Un relojero enamorado pero enfrascado en sus rutinas, una metáfora del tiempo que nos conduce a todos, inexorablemente a la tarea de recomponer nuestro tiempo. La vida como una suma de sueños que acechan, que invitan a amar pero que también conducen a los recovecos más extraños de la existencia. Un fino humor que nos enfrenta a la locura y la lucidez extrema y que, en un entorno de calma chicha narrativa se adivina como prolegómeno para un final inesperado, desconcertante y literariamente extasiante.

Puedes encontrar otros títulos significativos de Adolfo Bioy Casares, aquí:

Producto disponible en Amazon.es

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.