3 mejores libros de César Pérez Gellida

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

La imaginación al servicio del crimen. No trato de describir a un asesino creativo sino al escritor capaz de hacer de lo criminal ese argumento sugerente, entre lo morboso y lo inquietante. Y es ahi donde la imaginación cobra su especial relevancia, junto con el oficio del autor de turno. Se trata también de reconocer que en géneros tan prolíficos de hoy en día como son el negro, el suspense o el misterio, solo autores con una gran imaginacion son capaces de ofrecer una obra netamente identificable, de sello e impronta inconfundible. César Pérez Gellida tiene esa vitola, la marca de autor perfectamente trabajada y reconocible ya desde los títulos de sus novelas.

Aquí rescato sus dos famosas trilogías en formato simple o en el volumen conjunto…

Trilogía “Versos, canciones y trocitos de carne”:

Trilogía: “Refranes, canciones y rastros de sangre”:

En España hay muchos grandes autores de novela negra. Lo que iniciaran Vázquez Montalbán o González Ledesma se fue transformando en la obra de nuevos escritores como Dolores Redondo y su tensión narrativa, Víctor del Árbol con su profundidad en los personajes o el susodicho Pérez Gellida y su magistral dominio de la creatividad hacia los escenarios y los giros más inesperados que hacen de su narrativa una obra siempre recomendable para sorprender.

Cuando citamos sus trilogías: “Versos, canciones y trocitos de carne” o “Refranes, canciones y rastros de sangre” la simple denominación de la obra trasciende a ese espacio actual del género negro, en el que se juega con las apariencias sospechosas, con las metáforas siniestras y las hipérboles criminales, con la cotidianeidad o lo excepcional de escenarios futuros, con los espejos deformantes del mal nacidos desde la deshumanización o el peso de las circunstancias que perturban el alma de sus personajes.

3 mejores libros de César Pérez Gellida:

  1. Memento mori: En ocasiones la primera novela de un autor es esa gran obra que ha ido macerando al ritmo libre del escritor que se empieza a descubrir a sí mismo. Y en muchas de esas ocasiones esa libertad, ese tiempo entregado a la obra por el gusto de escribir, acaba transmitiendo un relato potente e inolvidable. Una novela centrada en la propia ciudad del autor, Valladolid. Todo ocurre en un tiempo actual, cuando sucede un macabro asesinato teatralizado con la ostentosidad de la muerte, con la innegable recreación de la psicopatía concebida por la mente que la padece como una oda al arte de dar muerte. El asesino es un tipo narcisista que, de alguna forma, se considera muy por encima de la gente. Él es un tipo refinado, culto, y tal como avanza el mundo en su deriva irrefrenable, considera que debe entrar en acción para manifestar su don para el arte y la difusión de sus ideas megalómanas. Así comenzo la primera trilogía de un autor que ya no dejó de sorprendernos…
  2. Konets: En ocasiones una secuela acaba por abordar aspectos que, para aquel que ha quedado fascinado con el conjunto de la obra, (en este caso la unión entre las dos trilogías del autor), complementan de manera fascinante engranajes que acaban por motivarlo todo. Olek es nuevamente el protagonista de esta entrega. En torno a sus particulares circunstancias se perfila una historia de ida y vuelta entre los motivos para el mal y las consecuencias de su conocimiento. El autor ha creado una especie de síntesis en esta nueva obra que de momento cierra un vasto universo que ha dado para dos trilogías, la secuela Khimera y el propio libro que nos atañe aquí. La novela negra actual tiende en ocasiones a la frivolización del mal, de la capacidad de perversión del ser humano, de la liberación de todo filtro moral. Ante semejante escenario, al lector se le abre un espacio para la implicación ética en una frontera donde lo correcto y lo ominoso parecen un mismo hilo vencido aleatoriamente de un lado o del otro. Las circunstancias mandan. Lo que Olek fue determina lo que puede llegar a ser. Lo que Olek desconoce de su pasado puede ser un legado marcado en sus genes. El conocimiento puede ser una nueva fuente hacia la autoconfirmación. En la novela anterior Khimera, descubrimos al joven Olek, pero desconocimos el porqué su naturaleza tuvo una derivación hacia ese mal acuñado en su alma. En esta ocasión descubrimos la perspectiva completa. La adolescencia es la edad idónea para manifestar el encaje de la personalidad en el mundo. Un momento trascendental, a medio camino entre el aprendizaje y las pulsiones… Y con el paso de los años, cuando en ocasiones no terminas de reconocer al humano en proyecto que fuistes, puedes buscar justificaciones o seguir dejando esa semilla crecer, en cualquiera de las ramificaciones a las que te conduzca.
  3. Todo lo mejor: Reseñada ya en este espacio. ¿Os acordáis de la guerra fría? Sin duda un periodo histórico de brillante metáfora para definir un estado de conflicto congelado, tan solo a la espera de ganar temperatura para acabar estallando sobre el mundo entero. La carrera espacial, la carrera armamentística, el espionaje. Extraños tiempos aquellos, con un pico de intensidad entre los 50 y los 60 que amenazaban la civilización porque todo apuntaba al enfrentamiento final. Y ahí es donde nos lleva Pérez Gellida en esta novela, con un innegable puntazo a lo John le Carré. Nos adentramos en la personalidad de Viktor Lavrov, agente de la KGB, de ese lado malo malísimo que nos vendían desde Estados Unidos. el joven agente recibe una misión de enjundia en la que debe hacer notar sus dotes para tirar del hilo en cualquier crimen que apunte a espionaje o a investigaciones secretas. En su encomienda, Viktor tendrá que interaccionar con la policía criminal de la Alemania del Este. Y es así como conocerá de un atroz caso de asesinatos encadenados en los que las víctimas son una niñas inocentes. Es en esos momentos en los que lo humano acaba floreciendo por encima de cualquier profesionalidad. Y es así como Viktor acabará involucrándose en la resolución del siniestro caso de las chicas, cuya repercusión será mucho mayor de lo que jamás pudo haber imaginado…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.