3 mejores libros de Antón Pávlovich Chéjov

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

En lo que a narrativa breve se refiere, Antón Chejov se convierte en el referente fundamental para todo aquel enamorado de lo breve, de la síntesis, de las pequeñas grandes historias que pueden transmitir esa esencia del mundo que queda en lo sugerido, en lo simplemente anunciado.

El relato es un entreacto de la propia vida, una lectura completa que poder disfrutar en un trayecto hacia cualquier lugar o como acompañamiento antes de sucumbir al sueño. Y en esa breve perfección Chejov se desenvuelve como el mayor genio de todos. Dedicarse a lo breve, como escritor, puede pensarse como un punto frustrante. Todo narrador parece apuntar a su novela final, aquella que se abre a un universo más completo y complejo.

Chejov nunca escribió una novela en el sentido de obra voluminosa y capitulada con un claro planteamiento, desarrollo y cierre. Y sin embargo su obra ha llegado hasta nuestros días con la misma fuerza que la de cualquier otra voz. Hasta tal punto que, junto a Tolstoi y Dostoyevski, compone una trilogía incomparable de la literatura rusa y mundial, por su diversidad y su profundidad.

Sus inicios fueron marcados por la necesidad. Los escritores como una especie de columnistas de ficción eran muy demandados en los tiempos de Chejov. Una vez ya consolidado no dejó de escribir sobre lo breve, con la idea de lo anecdótico, de la escena única como mejor reflejo de lo que somos.

3 mejores libros de Chejov:

  1. Una historia aburrida y otros relatos: Descubrir a Chejov es adentrarse en esa especie de fases por las que pasa habitualmente todo creador. Fases marcadas por la necesidad o por la búsqueda. En esta selección aparecen los primeros cuentos rebosantes de humor satírico, así como otros ya más adentrados en lo existencial.
    Precio: EUR 12,35
    Precio recomendado: EUR 13,00
    Resumen: La antología de relatos que les presentamos recopila una rica y variada muestra de su arte, desde los cuentos de su primera época, deliciosas piezas humorísticas, sin principio ni final, que expresan cabalmente la estética de Chéjov: simplicidad y brevedad, hasta los relatos más elaborados de su época de madurez, a partir de 1886, donde sin perder un ápice de humor se pone de manifiesto la melancolía chejoviana. La selección que les ofrecemos está compuesta por los siguientes títulos: Una historia aburrida, Kashtanka, Un carácter enigmático, Un muchacho protervo, La calumnia, La cerilla sueca, El malhechor, Exageró la nota y La corista. A primera vista, no parecen más que fragmentos de la vida que pasa, pero en realidad son el resultado del arte más completo.
  2. La gaviota; las tres hermanas; el tío Vania: Se dice que la melancolía es la alegría de estar triste. Una paradoja que en el caso de Chejov tiene que ver con su endeblez física pero también con su percepción fatalista de su país y del mundo. En estos relatos da buena muestra del escritor capaz de encauzar las emociones más hondas, sintetizadas, condensadas, realmente transmisoras de lo más profundamente humano en un mundo destinado a encumbrar lo peor de la civilización. Resumen: Estas obras dramáticas nos muestran la decadencia de la alta sociedad rusa justo en el momento previo a su caída. En esta situación, los personajes que se saben unos privilegiados a punto de sumirse en el caos, reaccionan de muy diversa forma según su personalidad: misantropía y escepticismo en aquéllos observadores más lúcidos y sensibles, tedio e incapacidad de reacción en los más frágiles. Chéjov refleja en su obra las contradicciones de la vida social de su país en las postrimerías del siglo XIX y vísperas de la revolución democrática burguesa de 1905 a 1907. Describe irónica y despiadadamente la degradación paulatina, tanto económica como cultural, de la nobleza latifundista, centrando su atención en la suerte de su propio estamento social. Chéjov introdujo un cambio radical en las formas de la dramaturgia, dando a la acción dramática una estructura nueva capaz de abarcar cualquier manifestación de la vida. Con una simple sucesión de cuadros cotidianos logra impresiones generales, a veces de una gran intensidad.
  3. Cinco novelas cortas: A medio camino entre el relato extendido y la nouvelle, estas cinco selecciones comparten la idea del abismo  de la sociedad rusa del momento, y la rendición de los personajes de cada una de las historias. La derrota como diversas sensaciones de un destino impuesto entre una calma chicha que por momentos parece contraerse asifixiante.
    Precio: EUR 13,30
    Precio recomendado: EUR 14,00
    Resumen: Antón P. Chéjov inventó una nueva modalidad narrativa en la que la extensión no venía dictada por convenciones genéricas sino por la propia materia del relato. En estas Cinco novelas cortas que ha seleccionado y traducido Víctor Gallego, vemos en cualquier caso su maestría para captar el tiempo y reflejarlo narrativamente, sin otro calendario que el que marcan las propias acciones e inacciones de los personajes. Son todas ellas obras de madurez: «Una historia aburrida» (1889), «El duelo» (1891), «La sala número seis» (1892), «Relato de un desconocido» (1893) y «Tres años» (1895).

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*