3 mejores libros de Antonio Manzini

5.00 avg. rating (99% score) - 10 votes

La sombra de Andrea Camilleri es muy alargada en el género negro italiano, más aún para  un autor y pupilo como el propio Antonio Manzini. Pero nuevas voces como las de Sandrone Dazieri o el propio Antonio Manzini han llegado para quedarse. Savia nueva que desprende esa tendencia y respeto por un género negro latino, se puede decir que originario de Váquez Montalbán, y que trasiega entre lo sórdido y escabroso donde campa el mal, con su punto de crítica social sobre los engranajes sociales de nuestro mundo pero que también se lanza a nuevas conquistas del género negro en el que la tendencia thriller acaba siendo actualmente lo más laureado.

El caso de Manzini apunta a esa acertada combinación de los clásicos negros mediterráneos salpicados de corrupción, de personajes oscuros trasladados desde nuestra realidad, con una trama netamente de suspense, donde el caso violento, el homicidio, compone un puzzle que sirve de gancho perfecto para una lectura de máxima tensión.

Manzini ya se mueve con soltura en esa escenografía negra actual que sirve perfectamente a la causa del suspense. Convertir cada ubicación en ese mundo de extrañamiento en el que como lector puedes intuir una tensión cortante entre enigmáticas presencias y comportamientos es una herramienta ya muy extendida en el género. Y todo escritor de novela negra actual tiene que saber plasmar ese trampantojo capaz de ocultar cualquier espacio de nuestro mundo para terminar ofreciendo una transformación convincente e inquietante.

Es muy probable que la dedicación al mundo de la interpretación en todos sus niveles, ayude a Manzini en esa tarea de disfrazar personajes, de dotarlos de vida entre las sombras de la trama y de hacerlos creibles para sentir un conjunto de la novela siempre con plena autenticidad.

3 mejores novelas de Antonio Manzini:

  1. Pista negra: La aparición del inspector Schiavone se antoja como un nuevo resurgir de los héroes clásicos del género. Héroes sometidos a los vaivenes de la moral, sometidos a contradicciones muy humanas y enfrentados a los submundos sobre los que se sustenta el mecanismo de nuestra realidad. Incluso en la propia descripición más física del personaje disfrutamos del hombre contrariado frente a su destino y su dedicación por deshacer entuertos criminales. Un gustazo descubrir a este nuevo investigador del mal de nuestros días. La muerte de un hombre aplastado por una máquina de nieve de las pistas de esquí de Champoluc asoma pronto como algo más que un accidente. Alguien puso al finado ahí, esperando que la nieve ocultara los hechos y las pistas durante una buena temporada. El aplastamiento final del cuerpo bajo la máquina ayuda poco a la resolución del caso, pero Schiavone tiene el tesón, pese a su naturaleza contradictoria, para avanzar hasta el final de una investigación. El muerto no es un cualquiera y los motivos de Schiavone para dilucidar la causa de su muerte se mueven entre oscuros intereses y un franco interés. Entre la venganza, las pasiones llevadas a extremo, el dinero, el amor y el odio final que puede transformarlo todo…
  2. Sol de mayo: Rocco Schiavone. En esta cuarta secuela, ya nos hemos familiarizado bastante con él, con su modus operandi, sus deslices que siempre lo ubican en el ojo del huracán y su visión retorcida del mundo que acaba por orientarlo a la retorcida materialización del crimen. Schiavone tiene sus facultades y sus contactos para realizar su trabajo de manera infalible, finalmente. Pero también sus movimientos lo ponen en constante riesgo. Cuando su casa es asaltada y una amiga es cosida a balazos, su visión del mundo se desmorona finalmente. Y es ahí donde Manzini hace uso de su narrativa más honda para presentarnos al personaje en busca de la salvación frente a imprevisibles ataques, a la vez que busca la salvación para las culpas y los rencores de su pasado. Un viaje literario de apariencia de género negro pero también con un trasfondo humano que nos habla de traiciones, de culpas, de esa mochila que cada cual carga con el paso de los años… Un relato que compone un lienzo social de muchas esferas de Italia en las que el mal campa donde menos lo imaginas.
  3. 7-7-2007: No hace tanto que leí la novela 22/11/63, de Stephen King, sobre el asesinato de Keneddy y una fascinante deriva fantasiosa. Lo de usar una fecha como título para una novela apunta al momento crítico, al día en el que todo cambió para bien o para mal, al punto de inflexión, al día del crimen irresuelto. En la novela Sol de mayo, muchos aspectos del pasado de Schiavone quedaban soterrados, ocultos interesadamente por el autor para dar curso a la trama sin terminar de ahondar en esos secretos del inspector. En esta ocasión nos lanzamos en tumba abierta al pasado del inspector en Roma. Fue ahí, en la capital italiana, donde Rocco Schiavone levantó la que pensó que sería su vida ideal junta a Marina, su mujer. Quizás fue cosa de su ambición o de su querencia por la dolce vita. La cuestión es que un día se descubre solo y abandonado. Quizás sumido en su confusión empieza a entrometerse de manera incorrecta en sus casos. Hasta que el descubrimiento de una red de narcotráfico acaba sirviendo como su trama perfecta. Demasiados enemigos en su poco tiempo de ejercicio en Roma… La precuela perfecta para conocer a un personaje que parece reverdecer el género negro más tradicional, salpicado por el género más actual.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.