3 mejores libos de Mara Torres

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

El tirón del personaje público, sobre todo en el caso de periodistas de grandes medios, deriva en no pocas ocasiones en esa transición desde lo periodístico hacia lo literario. Uno de los casos más emblemáticos es el del periodista Maxim Huerta, pero la lista se amplia a muchos más aquí o en cualquier rincón del mundo, desde Vázquez Montalbán hasta el estadounidense Tom Wolfe, quien entroncaba el conjunto de su obra como una narrativa periodística.

Sin embargo muchos son los que llegan y no tantos los que se quedan. Una vez aprovechada la inercia del tirón mediático, los lectores son los que acaban seleccionando lo realmente bueno del mero fenómeno mediático.

Y ahí es donde aparece una autora como Mara Torres, confirmada ya como una interesante escritora que se inició en lo literario como una forma de plasmar sus vivencias en un programa emblemático como Hablar por hablar, donde la gente desnuda sus realidades más variadas entre las ondas nocturnas de una radio confidente.

A partir de entonces, Mara Torres se ha prodigado en ensayo, relato y novela, componiendo una bibliografía intimista que rebosa humanidad desde lo pequeño, desde ese espacio de la anécdota personal con la que colma a sus personajes de vida o crónicas de apasionantes intrahistorias hacia el concepto de nuestro estilo de vida en sociedad.

3 mejores libros de Mara Torres:

  1. La vida imaginaria: El salto de Mara Torres a la novela supuso una demostración final de esa sintonía entre inspiración y empatía. Nada mejor para concer a alguien que exponerlo a una transición fundamental, a un evento que modifique su existencia cotidiana y le haga replantearse todo acerca del fundamento de vivir. Una novela en la que se adivina un gran proceso de absorción desde los relatos de tantos y tantos oyentes que trasladaron a la autora sus inquietudes y sus instantes de soledad que al fin y al cabo son todos aquellos en los que la vida nos invita a divisarla desde el plano de lo nuevo y lo desconocido. Nata sufre la ruptura con su pareja, Beto. Y tal que si fuera una invitada que llama a un programa nocturno y que respira hondo cuando cuelga y ya ha expulsado su soledad, descubrimos el dificil camino hacia la reconstrucción, con las posibles recompensas que a la postre pueden ser más intensas y dar mayor sentido a todo. Solo hace falta encontrar un nuevo apoyo como Fortunata para atreverse a volar de nuevo.
  2. Los días felices: Reseña ya en este espacio. A lo largo de la vida hay cumpleaños simplemente felices, los de la infancia, a poco que esta sea acompañada por algo de luz. Después llegan otros que se te dan má reflexivos, algunos en los que retomas esa felicidad y otros en los que se te olvida que cumples años. Según este libro Los días felices, de Mara Torres, el ciclo que marca las transiciones animícas es algo casi matemático fijado en los cinco años, la mitad de una década. Una interesantísima teoría desde la que hilvanar una trama sobre la evolución de la identidad. Puestos a establecer puntos de referencia en nuestro pasar por este mundo, lo que establece esta novela me parece una idea extraordinaria. Para desarrollar esta teoría novelada nos metemos bajo la piel de Miguel quien, después de una llamada de su amiga Claudia, se encarama hacia ese camino retrospectivo. Yes así como descubrimos lo variable que es nuestra identidad, la contradicción que finalmente guía nuestros pasos. Lo que fuimos, concretamente lo que fue Miguel, es algo que ya nunca volverá a darse. Y lo fundamental es descubrir en qué cumpleaños fue más feliz para plantearse en qué momento siguió más fielmente los dictados de su corazón. Los días felices pueden darse más allá de la infancia (apreciación propia), pero siempre se encontrarán en esos momentos en los que respondemos y actuamos de manera más acorde a la inercia de nuestra alma. Miguel es un reflejo de una vida fácilmente reconocible por todos nosotros: amistades que se consideraban eternas, los tiempos de estudiante, el descubrimiento de tantas y tantas cosas, las frustraciones y la superación… tantas y tantas cosas. Al final, lo importante, como se suele decir, es contarlo. Y Mara Torres lo hace estupendamente.
  3. Sin tí. Cuatro miradas desde la ausencia: La vida imaginaria, esa otra gran novela de la autora, bebe directamente de estas fracciones de mundos y de vidas sacados directamente de la realidad más íntima. Las cuatro historias de este libro adquieren el brillo especial de esa ausencia que pende de los recuerdos de vidas de protagonistas muy especiales y de cómo se emprende las cosas “sin tí”. ¿Cómo vivir sin Dulce Chacón o sin Buero Vallejo? No en el sentido general de la pérdida del genio, sino en el sentido particular de sus personas más allegadas. Vivir para Inma Chacón o Victoria Rodriguez, sin el apoyo de la personalidad arrebatadora y brillante de gente como Dulce Chacón o de Antonio Buero Vallejo. Vivir para Veva sin su padre Javier Tusell o para Alejandro Pelayo sin su alma musical Mayte Gutiérrez…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.