3 mejores libros de Mikel Santiago

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

La pléyade de grandes autores rescatados desde la autoedición se incrementa paulatinamente. Ninguna referencia mejor para las editoriales punteras que la valoración directa de los lectores sobre un autor que busca su espacio desde el océano de la autopublicación.

Casos como los de Javier Castillo, Eva García Sáenz o también Daniel Cid entre algunos otros, se convierten en el referente para muchos otros autores que hace tiempo que dejaron de tocar las saturadas puertas de las grandes editoriales para tratar de llamar su atención desde la consideración unánime de lectores.

Uno de los ejemplos más destacados de esta nueva cultura de la autoedición hacia el éxito es sin duda el de Mikel Santiago. Hablamos de uno de esos escritores que, además de bien recibidos por la crítica directa del lector, se descubre como una nueva voz que conduce magistralmente sus tramas con ritmo extenuante bajo una cadencia de los hechos siempre oportuna, constantemente generadora de nuevos ganchos y giros.

Todo ello bajo una ambientación escénica y psicológica propias de un autor que sabe trasladar perfectamente su imaginario y su propuesta hasta el otro lado, allí donde se genera la magia comunicativa de la lectura bajo una suerte de voz en off del escritor.

No es de extrañar que Mikel sea uno de nuestros más internacionales escritores, comparado incluso con Stephen King en esa excelsa capacidad para la construcción de personajes absolutamente empáticos y situaciones perfectamente tangibles en torno a cualquiera de sus tramas negras.

3 mejores libros de Mikel Santiago:

  1. El extraño verano de Tom Harvey: Reseñado ya con anterioridad en este espacio. La pesada idea de que has fallado a alguien puede ser escalofriante a la luz de los fatídicos hechos posteriores. Tal vez no seas absolutamente culpable de que todo haya ido tan jodidamente mal, pero tu omisión resultó fatal.

    Esa es la perspectiva que ronda al lector de esta novela nada más empezar con las primeras páginas. Una especie de culpa indirecta, que pudo haber sido evitada si Tom hubiera cogido el teléfono a Bob Ardlan, su exsuegro. Porque poco después de esa llamada Bob acabó estampándose contra el suelo desde el balcón de su casa.

    Pero claro, Tom estaba ligando con una espectacular chica, o al menos lo intentaba, y atender a un exsuegor en esas circunstancias seguía siendo embarazoso.

    Cuando empecé a leer esta novela, recordaba las últimas obras de Luca D´andrea, Sandrone Dazieri o de Andrea Camilleri. Y pensé que este libro “El extraño caso de Tom Harvey”, por el mero hecho de desarrollarse en Italia, iba a conformar una mezcolanza de estos tres autores de mismo género.

    ¡Malditos prejuicios! Pronto entendí que lo de Mikel es lo que suele decirse una voz propia y diferenciada. Si bien el género negro siempre ofrece guiños compartidos, lo que Mikel consigue es una hermosa literatura negra, por llamarlo de alguna forma.

    Hay asesinato, hay conflicto (dentro y fuera del personaje), hay invetigación y misterio, pero de algún modo, la forma de transitar de los personajes de Mikel por su trama tan bien eslabonada, transmite una belleza especial en un verbo ágil y preciso que sabe colmar con descripciones de dentro del personaje hacia afuera y de fuera hacia adentro. Una especie de simbiosis escenario-personaje que tal vez no haya encontrado en otros autores. No sé si me explico. Lo que sí tengo claro es que, ante la duda, no puedes dejar de leerlo.

  2. La isla de las últimas voces: Un misterioso thriller que nos gana desde la ambientación de la trama en esa isla de las últimas voces. Una ambientación que nos conduce hasta lo más remoto del viejo reino británico, la última isla del entorno de Saint Kilda, una auténtica reserva natural en la que el turismo residual y los últimos pescadores conviven entre un silencio solo roto por las crecidas del mar del Norte.Con esa sensación de extrañamiento que nos ofrecen los espacios abiertos pero alejados de toda muestra de civilización, nos topamos con Carmen, empleada del hotel, un personaje como varado de su propio destino hasta esas lejanas costas. Junto a ella se enfrentan al temporal que ha conducido al desalojo de la isla los pocos pescadores que entienden ese pedazo de tierra como su último lugar en el mundo.

    Y allí, entregados todos al capricho de una gran tormenta, Carmen y el resto de habitantes se enfrentarán a un descubrimiento que transformará sus vidas mucho más de lo que podía haberlo hecho la mayor de las tormentas.

  3. El mal camino: Una segunda parte puede acabar suspendida del original cuando su edición se reduce a la inercia o el oportunismo. Asímismo, la segunda novela de un autor realmente interesado en ganar oficio y en acabar dando lo mejor de sí, acabará brillando por encima de cualquier gran opera prima. Este segundo caso es el de Mikel Santiago y su mal camino, un novelón en el que descubrimos que siempre hay margen de mejora. Desde un escenario más realista, Mikel aprovecha para hacer sobresalir aún más su nueva trama. Además la novela también gana en ritmo para hacer dotar al conjunto de niveles de lectura adictivos, con los ecos de la lectura invitándote a retomar un nuevo capítulo. El escritor Bert Amandale comparte con su amigo el músico Chucks Basil uno de esos viajes con sabor a ninguna parte, a viejas culpas e inciertos destinos. Pero lo que jamás imaginarían es que acabarían viendo inmersos en extrañísimos sucesos que parecen traídos por una fuerza magnética, aquella que conduce una vida hacia el desastre total.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.