3 mejores libros de Mo Yan

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Para la extensa comunidad de lectores de Mo Yan (y los nuevos que se van incorporando) el nombre del autor suena simplemente a chino. Y sin embargo el significado del pseudónimo es “no hables”, toda una declaración de intenciones de alguien a quien le recomendaban no hablar en tiempos de Mao Zedong.

Y Guan Moye, que así se llamaba el chico que acataba los consejos paternos sobre la conveniencia del silencio, acabó dando un giro a su historia para acabar escribiendo, en lugar de hablar, sobre lo que le viniera en gana.

De hecho, cuando Guan Moye se alistó en el ejercito chino parecía que había interiorizando perfectamente la doctrina del silencio y la sumisión. Hasta que en ese mismo periodo al servicio de su Estado empezó a escribir…

Él mismo reconoce influencias de Gabriel García Marquez, de Tolstoi o de Faulkner, pero la deriva literaria final de Mo Yan se extendió en una creación de innegable impronta que si bien se muestra perfectamente insertada en las formas y tradiciones chinas, adquiere un gran punto o intención universal gracias a un visionado crítico en ocasiones, siempre profundamente empático con el alma de sus personajes y absolutamente magistral en el dominio del tempo de una trama que en ocasiones puede presentar fraccionada cronológicamente para crear esa habitual expectativa literaria sobr los hechos narrados.

3 mejores libros de Mo Yan:

  1. Grandes pechos, amplias caderas: Presentar bajo este título una novela que se supone se adentra en la historia de un país como el chino  ya anticipa un punto rupturista para un estado ciertamente reconocido en ocasiones por la censura y la estrechez ideológica. Y claro está, también se trata de feminizar el relato, de ahí el título y de ahí el protagonismo de Shangguan Lu y su incesante búsqueda del hijo varón que pudiera acopiar los derechos de un ser humano completamente libre y absolutamente apto para todo acto social o político. En Shangguan encontramos a una mujer china luchadora, quizás no por una plena conciencia feminista pero sí por lo fundamental, la esperanza en la supervivencia. Y al final acabamos viendo la fuerza del ser humano bajo el yugo del machismo, un retrato brillante que incita y provoca, que libera y reconoce el valor. Más aún viniendo de un escritor, en masculino… Por el sorprendente tratamiento de la mujer, y por la historia en sí, que también se las trae en cuanto a argumento, reconozco a esta como su mejor novela.
  2. Sorgo rojo: El cultivo del sorgo no tiene porque entenderse como una actividad alienante. Y sin embargo las circunstancias que encierran al cuarto país productor de este especial cereal sí que acaban siendo alienantes. Y en tal caso el sorgo es una brillante metáfora de alineación y esclavitud traída por Mo yan a esta novela. Por momentos con tíntes de fábula que rescatara una escena de la provincia china de Shangdong durante la invasión nipona, y en otros instantes una denuncia abierta a las carnes abiertas de sol a sol a cambio de eslóganes que no alimentan. La vida como una renuncia, una abnegación a favor del lider de turno. Los campos rojos mecidos por ligeras corrientes de aire como evocaciones de la memoria de un pueblo. En medio de la bucólica y desgarradora escena personajes como el comandante Yu y su amada Jiu´er ignorada por su padre en favor de la prosperidad familiar, vendida y ultrajada en el alma, hasta que el sorgo rojo adquiere el tinte de la sangre…
  3. La vida y la muerte me están desgastando: Ximen Nao, el patriarca de una pudiente familia china de grandes latifundios toma la voz del autor para relatarnos de manera singular lo que fue de su familia… Porque Ximen Nao está muerto, solo que no quiere dejar pasar la oportunidad de este libro para enseñarnos sus glorias y miserias. Paseando desde los ojos de los animales domésticos, para no ser descubierto, Ximen aprovecha unas y otras reencarnaciones menores para pasesar por su emblemática familia pudiente del siglo XX. Y al final disfrutamos de un retrato costumbrista de la China de finales del milenio a la par que disfrutamos con la alégorica forma de verlo todo a través de los animales narradores. Una atrevida, divertida y enteramente recomendable novela.

Puedes descubrir más títulos emblemáticos del escritor chino Mo Yan, aquí: