3 mejores libros de Sue Grafton

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

1940 – 2017

Pocas obras literarias en su conjunto ofrecen un vistazo tan singular como lo escrito por Sue Grafton. Esta escritora, que había publicado un par de primeras novelas sin mucha trascendencia, se enconmendó un buen día a la tarea de escribir la serie “El alfabeto del crimen”. Se trata de una biblioteca del género negro que presentaba una historia titulada a partir de cada una de las letras del abecederio. Y lo cierto es que Sue estuvo a punto de conseguir completarla. Solo le quedó la Z, pues la Y la publicó poco antes de morir en 2017…, circunstancia que también tiene su aquel.

Obviando sus dos primeras novelas, pensar en una carrera literaria entregada a esta serie ofrece unas connotaciones singulares del oficio de escritor. Escribir es una carrera de fonndo que nunca encuentra su final. A Sue le quedó la Z, a cualquier escritor siempre le quedará su última novela. Es el encanto de poder encomendarte a una actividad creativa que puede conducirte por la vida como una especie de misión profesional, con un gusto irrenunciable por contar historias.

La investigadora Kinsey Millhone, protagonista esencial de la serie, acompañó a la autora durante la friolera de 35 años, en la que es sin lugar a dudas la serie literaria entre las series. Y con Kinsey Millhone también crecieron generaciones de lectores que siempre pensarán en cómo habría sido ese libro Z…

3 mejores novelas de Sue Grafton:

  1. A de Adulterio: Para alguien que ha hecho sus pinitos en la literatura resulta curioso pensar en ese día en el que Sue se sentó frente a su ordenador, o más bien máquina de escribir de aquellos años 80, y pensó algo así como: “Voy a escribir una serie de novelas tituladas con las 26 letras del abecedario, vamos allá”. Después estiraría su espalda y también sus dedos y empezaría a teclear…Se dice que Sue afrontó esta primera novela como una proyección de sus deseos más oscuros. El proceso de separación de su pareja, con hijos de por medio supuso una auténtica tortura. Así que nada mejor que poner la cara de su marido al personaje del abogado Laurence File y empezar asesinándolo… Así que el odio también es una estupenda fuente desde la que escribir, sobre todo novelas negras. La cuestión es que, ya dentro de la novela, Nikki es acusada del asesinato como esposa despechada por los escarceos de Laurence. El destino de Nikki es la cárcel. Pero al salir de ella toma la firme decisión de descubrir la verdad. Contar para ello con la investigadora Kinsey Millhone será su mayor acierto. La verdad en el caso Laurence está enterrada a muchos metros bajo tierra, pero Kinsey es experta sabuesa excavadora. El asunto se enrarece entre pasado y presente, con estrechos lazos que vinculan a más víctimas…
  2. O de odio: Sue Grafton supo encadenar novela tras novela sin salpicar en casi ninguna ocasión a su personaje estrella Kinsey. Probablemente fue una intención absolutamente deliberada para no comprometer relatos futuros, más aún teniendo en cuenta el horizonte de las 26 novelas. Es más que probable que la última novela Z, si hubiera existido nos hubiera presentado una perspectiva más completa sobre la brillante investigadora Kinsey, pero eso es algo que nunca sabremos. No obstante lo dicho, en esta novela se descubren ciertos perfiles personales de Kinsey jamás asomados en novelas anteriores. Y resulta que la buena de Kinsey, la mujer segura de si misma y absolutamente convencida de sus capacidades, también vivió su propio infierno durante su primer matrimonio. No se trata de malostratos ni nada por el estilo. Es más bien la tragedia como final del amor, y una oscura deuda con la verdad que pudo haberlo cambiado todo. El tópico de que el pasado siempre vuelve nos sirve en esta novela para descubrir a Kinsey enfrentadas a grandes secretos sobre su propia vida, su entorno y el pasado que la condujo a lo que es…
  3. T de Trampa: La vida de Kinsey parece convertirse en un escenario donde todos los personajes se empeñan en sacar de quicio a la protagonista. Mientras ella quiere centrarse en su nuevo caso, que empezó como una tarea sencilla de incidente de tráfico pero que parece ir adoptando un siniestro aire, su entorno más próximo parece confabularse para darle la sensacion de transitar por su particular show de Truman. En algunas novelas de Stephen King el extrañamiento es una herramienta que el autor usa para mantener al lector desconcertado hasta que va asestando sus golpes y giros. En un mundo raro es más fácil de asumir que puede ocurri cualquier cosa, que hay que prestar mayor atención a cualquier detalle porque el guión siempre está ahí, esperando un despiste para asestar el golpe. Una novela desconcertante en la que no sabes qué esperar, solo que intuyes que no será nada bueno.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*