3 mejores libros de Fiódor Dostoyevski

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Nadie diría que Dostoyevski se entregó a los brazos de la literatura gracias a los autores románticos. Si algo se puede destacar sobremanera en el genial Dostoyevski es la crudeza dentro de una arrebatadora sensación de humanidad de todos y cada uno de sus personajes.

Pero ciertamente así fue. El movimiento romántico, que si bien lo pillaba ya en plena fase de retirada, todavía coleaba como influencia fundamental de las lecturas que sirvieron de primer alimento para Fiódor.

Lo que debió ocurrir es que este autor descubrió que la realidad es pertinaz. Las circunstancias convulsas y el deterioro social del pueblo ruso acabaron trayendo otro tipo de musas bastante más realistas y empeñadas en profundizar hasta el último requicio del alma.

De primorosa estética narrativa, pese a ello su argumentario general absorbia esa sensación de hastío generalizado, poco exteriorizado de un pueblo gobernado, sobre todo, por el miedo y una especie asunción de la fatalidad como el único destino del pueblo entregado a la causa del zarismo.

Además de esa intención de reflejar las interioridades sociales de su país y esa búsqueda del alma más honda de sus personajes, Dostoyevski no pudo esquivar su propia experiencia vital como motivo literario. Porque su posicionamiento político, una vez patente, y cuando ya su dedicación literaria podía considerarse peligrosa, acabó conduciéndolo a una condena a trabajos forzados en Siberia.

Por suerte escapó a la pena de muerte por conspiración y, tras cumpir con el ejército ruso como segunda parte de su condena, pudo volver a escribir.

3 mejores novelas de Dostoyevski:

  1. El idiota: Sin duda nos encontramos ante una de las más grandes novelas de personajes. Todo lo que ocurre en esta novela se sucede a través de las perspectivas de esos protagonistas absolutos de la literatura mundial. Un hilo conductor dificilmente explicable en una estructura narrativa tradicional y sin embargo un conjunto armonioso que acaba componiendo un inconmensurable mapa del pensamiento humano, de las emociones y los razonamientos que nos acaban moviendo a todos. El individuo expuesto al conflicto, a la pérdida, a la desesperanza, acaba recogiéndose sobre sí mismo, descubriendo sus infiernos y las realidades últimas de la existencia. Si Dostoyevski hubiera sido psiquiatra probablemente podría haber determinado la enfermedad en la mirada del paciente, en sus gestos, en su rictus. Las descripciones de los personajes de esta novela son francamente inalcanzables para cualquier otra pluma.  Resumen: Escrita durante los años en que Fiódor M. Dostoyevski (1821-1881) deambuló por Europa acuciado por sus acreedores, enfermo y necesitado, “El idiota” (1868) es sin duda una de las cumbres de la literatura. La novela, cuyo desarrollo gira en torno a la idea de la representación de un arquetipo de la perfección moral, tiene como protagonista al príncipe Myshkin –personaje de talla comparable al Raskolnikov de Crimen y castigo o el Stavrogin de “Los demonios”–, cuya personalidad, significativamente, da título a la obra. Encarnación de cuantas virtudes se asocian al espíritu cristiano, Myshkin sin embargo, paradójicamente, no logra más que desbaratar junto con la vida propia, la de la mayoría de los que a él acuden
  2. Crimen y castigo: Ya sé que puedes discrepar sobre el segundo lugar concedido a esta obra. Pero ciertamente El idiota me gustó bastante más, por lo ya comentado anteriormente. Claro está que, esta novela, en autoría de cualquier otro escritor pasaría a estar en su primera posición porque esta novela llega a ser el argumentario metafísico más preclaro de la literatura mundial. Resumen: Esta novela, una de las más grandes e imperecederas de la literatura universal, contiene dos de los temas característicos de Dostoyevski: la relación entre la culpa y el castigo y la idea de la fuerza redentora del sufrimiento humano, planteando con todo vigor el conflicto entre el Bien y el Mal, ese dualismo ético que es una constante en la obra del autor. Bajo el armazón naturalista de una novela de tesis, subyace una alegoría metafísica y moral. Observa Dostoyevski que el castigo no intimida al criminal, ‘pues éste de por sí pide ya moralmente un castigo’.
  3. Los hermanos Karamázov: Las relaciones humanas están viciadas. Se puede pensar que realmente el hombre es un lobo para el hombre o, por el contrario puede interpretarse que la formación y educación en torno a estructuras sociales fijas y consolidadas con el tiempo en torno a un bien que permite el trasiego ocasional hacia el mal adolecen de esos vicios finales que el ser humano termina por adoptar como algo natural. Una novela sobre las interacciones sociales. El espejo de la realidad rusa como reflejo donde bien podemos reconocer cualquier otra sociedad.  Resumen: En Los hermanos Karamázov, última obra y síntesis monumental de su pensamiento y de su arte, desarrolla su íntimo convencimiento de la necesidad de un cambio radical en los destinos sociales y morales de la humanidad. El autor plasma un trágico cuadro de la sociedad de su tiempo y denuncia la corrupción engendrada por el poder del dinero, las pasiones incontroladas, el egoísmo y la ignominia espiritual. Esta novela -la última obra del gran escritor- expone un cuadro acabado de la sociedad rusa de mediados del siglo XIX. Dostoievski es el maestro por excelencia en pintar con palabras cómo las personas establecen relaciones perversas, se manipulan y corrompen por dinero, y manifiestan pasiones bestiales. La muerte de Karamazov -un terrateniente cruel y cínico- hace recaer la sospecha sobre dos de sus hijos, que tienen más de un motivo para odiar a su padre. El tercer hijo, Aliosha, bondadoso y puro, está libre de todo cargo y se proyecta hacia el futuro. En esta novela se resume la preocupación filosófica y religiosa de Dostoievski: la hermandad universal, la salida de una Rusia “bárbara” y la recuperación de un verdadero sentimiento religioso.

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*