Sakamura y los turistas sin karma, de Pablo Tusset

5.00 avg. rating (94% score) - 1 vote

Se veía venir. En esta novela descubrimos que el futuro es una profecía autocumplida. Los agoreros que apuntaban a la invasión de lo oriental pasarán a ser los nuevos profetas.

Las hordas de orientales haciendo fotos tan sólo eran la patrulla de reconocimiento. Años después, en un futuro distópico, los japoneses ya muestran claras hostilidades en forma de acciones vandálicas en plena civilización occidental.

¿Es eso o detras de las violentas acciones puede haber otra motivación?

El exinspector y octogenario Takeshi Sakamura tomará las riendas del caso. De su mano recorremos las calles de Barna City y encontramos al villano que mueve los hilos de un movimiento turístico insurgente con el que busca hacerse con las riendas de los poderes fácticos. Algo que suena aterrador en principio pero que pudiera no estar tan mal a la luz del deprimente statu quo social.

Una hilarante parodia, continuista de su primera novela con el extraño Sakamura como protagonista. De alguna forma, la escritura del autodenominado Pablo Tusset me recuerda al estilo de La conjura de los necios.

Está bien que el escenario futurista parece alejarse parece alejarse de esta referencia, pero hay mucho Ignatius por allá y por aquí…

La caricatura como herramienta crítica y el humor casi surrealista como espejo deformador de una realidad bastante deformada ya de por sí en nuestro día a día.

Personajes y escenarios excéntricos que de repente se te antojan cercanos. Y al final acabas riendo. Sobre todo gracias al ingenio del autor para que saques el paralelismo con lo cercano desde lo más estravagante.

Parodia de la pujante novela negra y sarcasmo, humor ácido para despertar la crítica en un mundo almidonado.

Y sí, es más que probable que al final gane el villano. Pero…, ¿qué más da? Estabas perdido de cualquier forma.

Ya puedes comprar Sakamura y los turistas sin Karma, el último libro de Pablo Tusset, aquí:

1 Trackback / Pingback

  1. El vendido, de Paul Beatty

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*