Tierra de campos, de David Trueba

3.00 avg. rating (75% score) - 1 vote

David Trueba parece haber novelado el guión de una película todavía inédita, una road movie que ha tomado el camino inverso del típico proceso libro – película. Pero claro, sólo un director de cine puede recorrer ese proceso en sentido contrario película – libro y que, además, le salga bien.

Aunque tiempo al tiempo. Quizás a no mucho tardar veamos esa road movie a bordo del mismo coche fúnebre que nos presenta la novela, donde un hijo acompaña a su padre para darle tierra. En las primeras páginas esa imagen ya predisponen al lector a considerar que el indicado hijo, Dani Mosca, es un tipo singular.

El hecho de acompañar a su padre a su entierro, en el mismísimo coche fúnebre, junto a un singular chofer que le ofrece la gama de conversaciones más inoportunas para alguien de su gremio, va trazando esa idea de Daniel como un tipo con el don para encontrarse el esperpento en toda circunstancia, porque esa clase de gente existe. Este Daniel, como todos los danieles del mundo se mueven en busca del desconcierto, de la contrariedad de la ambigüedad y lo acaban encontrando todo junto.

Puede parecer que Daniel es un tipo caótico, extraño, seguramente ya imaginarás en él un humor negro, transgresor, ácido. No te equivocas nada. Pero lo mejor de todo es que conocer a Daniel, en ese universo tan peculiar como atractivo de los tipos danielescos, acaba por descubrirte la gracia de la vida entre el desengaño, la alegría de vivir entre el desorden, el amor entre la casualidad y las mejores palabras entre los acordes de la música.

Ya puedes comprar Tierra de campos, la última novela de David Trueba, aquí:

1 Trackback / Pingback

  1. Héroes de la frontera, de Dave Eggers

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*