Trilogía las chicas de campo. de Edna O´Brien

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Las grandes obras son imperecederas. La Trilogía las chicas de campo trasciende desde su publicación original en 1960 hasta hoy con la misma profundidad y vigencia.

Se trata de lo humano, de la amistad, de la perspectiva femenina del mundo, con sus trabas y por qué no, también con sus momentos de esplendor.

Kate y Baba son dos amigas que lo han compartido todo desde la infancia, con esa sensación de plenitud que comporta el hecho de avanzar por un camino de la vida ajeno a lo artificioso, colmado por las sensaciones primarias del ser humano en un entorno básico como la campiña irlandesa, un terruño que les resulta opresivo pero que también consigue esa sensación de necesaria integración de dos almas hacia la superviviencia.

No se puede obviar el tinte autobiográfico de la obra, y su negativa repercusión en ese propio terruño al que antes hice referencia. El catolicismo oscuro imperante en aquellos lares no asumió nada bien la feroz crítica desde lo literario, desde las imágenes y los símbolos.

Porque Kate y Baba relatan su imperativa necesidad de escapar de ese presidio a campo abierto. Ellas, como mujeres aprovecharon el soporte mutuo para buscar nuevos horizontes más allá de los interminables días de recogimiento en la patria más profunda irlandesa.

Dublín tampoco fue la tierra prometida que pudieron haber imaginado. Solo en Londres encontraron destellos de libertad, pese a que sus matrimonios años después fueron destilando similar sensación de desencanto respecto a su rol como mujeres casadas.

El mundo parece ser un libro cerrado para Kate y Baba, un argumento de sus vidas trazado en renglones estructurados sin notas marginales ni borrador alguno. Pero ninguna de las dos renunciará a enfrentarse a la vida con todas sus aristas.

Disfrutar del amor y de sus pasiones, asumir el dolor como parte de una lucha hacia la liberación…

Kate y Baba, ya maduras se sabrán dispuestas a emprender cualquier nueva vida alternativa. El matrimonio, los hijos, la desquiciante sensación de que la voluntad del ser es cautiva de la consideración de lo femenino como algo subsidiario.

Literatura a raudales con intención reivindicativa. O´Brien saltó a la palestra literaria en los años 60 con esta historia vital que, pese a las reticencias se prolongó en las dos siguientes partes que conforman el volumen. Y más allá de la voluntad por reclamar un espacio siempre negado, O´Brien también supo escribir unas grandes novelas con dosis de humor como placebo paliativo del desencanto. Una historia rebosante de humanidad, de auténtica amistad y de personajes absolutamente cautivadores.

Ya puedes comprar la Trilogía Las chicas de campo, el gran libro de Edna O´Brien, aquí:

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.