Verano de corrupción, de Stephen King

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

En el volumen Las cuatro estaciones, de Stephen King, encontramos la novela Verano de corrupción, una interesante historia sobre cómo el mal puede insertarse en el alma de cualquier persona cuando ésta se entrega al conocimiento de esa misma esencia del mal.

Un alumno aventajado como es Todd Bowden, conoce casualmente a un alto mandatario nazi, oculto tras una nueva identidad de Arthur Denken. Durante uno de sus extensos trabajos sobre el nazismo, navegó tan intensamente entre la documentación al respecto, que no dudó un instante al descubrir a uno de los más importantes carceleros de los campos de exterminio nazi.

Y sin dudarlo, se presenta ante él. Algo en su fuero interno quiere que el viejo le explique qué es lo que pasaba. Bajo la amenaza de desvelar su identidad, consigue escalofriantes relatos de dolor y muerte en torno al holocausto, a esa solución final que pretendía eliminar a la gente indeseada de todo el mundo.

El recuerdo transporta al viejo nazi a su pasado, mientras que su relato hace que el mal anide en el alma del chico. Sus viciados encuentros convierte a ambos en el mal personificado. Tanto alumno como profesor del mal dan rienda suelta a sus infernales percepciones acopiadas durante esas citas.

Todd sigue aparentando ser un buen chico, pero sus manos se van manchando de sangre. El viejo oficial nazi va acopiando muerte en los bajos de su casa. Otras víctimas similares a las del holocausto, desfavorecidos de la sociedad que ven en las manos de Todd y Arthur una justicia sumaria para sus decadentes vidas.

La maldad se va acumulando con su rancio olor. Lo que hayan llegado a hacer ambos es un secreto compartido con el lector. Cuando todo se descubre, la realidad dejará a los vecinos de su ciudad sorprendidos.

Me resultó curioso un detalle de este libro. En algún momento Arthur Denken nombra a un médico que asesinó a su mujer, el médico en cuestión se apellidaba Dufresne… ¿recordaís la película Cadena perpetua? Es el mismo caso el doctor Andy Dufresne. Y claro, lo que ocurre es que la película está basada en la otra novela corta que compone este volumen.

Si todavía no has leído esta historia, puedes encontrarla en el volumen Las cuatro estaciones I, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*