Big Fish, de Tim Burton

5.00 avg. rating (94% score) - 1 vote

Mi favorita de todas las de Tim Burton. Que ya es decir…

Un hijo, ya en su edad adulta, vuelve a casa para acompañar a su padre en sus últimas horas.

William, el hijo, está recién casado, ha crecido como un tipo práctico, responsable, muy alejado de lo que siempre fue su padre, del que piensa que vivió en una continua fantasía, poco pegado a la tierra.

A los pies de su cama, sabiéndolo debilitado y cercano a la muerte, trata de aguantar los divagantes relatos paternales de siempre. Aborrece esa forma de proyectar ideas sobre su propia vida, intuye que todo lo que sale de boca de su padre es una mentira que nunca ha dejado de contarle desde que era niño.

En esos últimos días de su padre, William, cansado de aguantar tanta monserga , sigue su rastro, intentando componer una historia vital real. Recorre espacios en los que él se movió, se acerca a personas de su pasado y va constatando cómo las fantasías de su progenitor eran la forma positiva y hermosa de asumir su paso por el mundo, recomponiendo la realidad en una esfera optimista y positiva en todo momento y ante toda situación, por pesarosa que esta fuera.

Reconvenido a lo acertado de los pasos tomados por su padre, cuya subjetividad había embellecido el acontecer de su mundo, se acerca a él en sus últimos momentos con otra perspectiva mucho más condescendiente y absolutamente redentora.

Durante los últimos minutos será el propio Willian quien, a petición de su padre, le relate cómo está siendo ese momento en el que se prepara para morir. Willian consigue acceder a ese plano donde la realidad se sublima. Su padre es ese big fish, el gran pez al que saca del hospital por la ventana y lleva hasta el río cercano para que sean sus aguas quien lo mezan en sus instantes finales.

El padre muere en la cama del hospital con una sonrisa y William, que lo ha acompañado hasta su último suspiro, consigue alcanzar ese mundo que convierte lo más oscuro en vida y color. Entiende, por fin, que ha tenido el mejor padre del mundo.
El argumento redondo para que Tim Burton se luzca con sus escenografías fantasiosas, con ese color vital, desconcertante, mágico…

Si te empapas de la historia te llegará a lo más hondo.