Confabulación, de Carlos Del Amor

5.00 avg. rating (94% score) - 1 vote

Al empezar a leer esta novela pensé que me iba a encontrar a medio camino entre El club de la lucha de Chuck Palahniuk y la película Memento. En cierto sentido por ahí van los tiros. Realidad, fantasía, reconstrucción de la realidad, la fragilidad de la memoria…

Pero en este tipo de obras siempre hay algo nuevo, aspectos sorprendentes que acercan al lector a los posibles vericuetos de la mente, la percepción del yo y de la realidad formada en un porcentaje indefinible de subjetividad más otro tanto de la objetividad que cuentan los demás.

El síndrome de Korsakov es una patología real, apodado también como confabulación, donde la que confabula es tu propia mente, generando una realidad que nunca sabes qué tendrá de cierta.

Me ha gustado mucho ese toque de ciencia ficción insertado en lo cotidiano que esta enfermedad aporta al conjunto de la obra. No es cuestión de grandes elucubraciones científicas ni metafísicas, se trata más bien de extrapolar los efectos del olvido, de la memoria selectiva, de los recuerdos trastocados que todos vamos fabricando para así empatizar en cierto grado con Andrés, este personaje singular que, a través de una mente afectada por esta singular patología, nos plantea el cómo vivimos nuestras propias sensaciones, cómo asumimos el rol de nuestro Yo con todas las ramificaciones más interesantes en cuanto al amor, la identidad propia, nuestro ser a base de los recuerdos y la necesidad de recurrir a ellos para sentirnos precisamente eso: Yo.

En resumen, una interesante historia muy bien trabajada, convincente en cuanto a ese caos que necesariamente gobierna a un personaje como este y sorprendente desde el principio hasta el final en cuanto a las soluciones que Andrés encuentra para mantenerse a flote entre la realidad y la sospecha de la ficción.

Ya puedes comprar Confabulación, la última novela de Carlos del Amor, aquí: