No me toques, de Andrea Camilleri

4.00 avg. rating (84% score) - 1 vote

La historia de la literatura está llena de pequeñas grandes obras. Desde El Principito hasta Crónica de una muerte anunciada. Lo que ocurre es que este tipo de obras no se suelen encontrar en la literatura del siglo XXI, más tendente por imposición editorial o por gustos lectores, a grandes novelas en cuanto a dimensiones, con las que tal vez justificar los precios de algunos de esos voluminosos ejemplares.

Divagaciones sobre el mercado editiorial aparte, No me toques aparece como una pequeña gran obra. Para más inri, enmarcable dentro del género de novela negra (tan propenso a extensas y enrevesadas obras).

Y, pese a parecer contradictorio, para hablar de Laura, la protagonista indiscutible de esta novela, traeré a colación la extensa novela negra: “La verdad sobre el caso Harry Quebert“. Y lo hago porque me parece interesante el paralelismo fundamental entre ambas tramas. El conocimiento de un personaje como Laura en el primer caso o como Nola en el segundo es un desgranado de perspectivas sobre las personas que las conocieron en vida.

Los misterios de Laura o de Nola las convierten en enigmáticos interrogantes para el lector. Mujeres que parecen ser quienes no son, o que ocultan partes de su vida que vamos intuyendo muy diferentes a su apariencia social.

Desde el primer momento en que empiezas a leer, Camilleri te tiene atrapado en la búsqueda de respuestas a la desaparición de Laura. Una mujer que lo tiene todo, que parece desenvolverse socialmente a su antojo, que dedica su tiempo a lo que más le gusta. ¿Por qué desaparecer?

El comisario Maurizi va atando los cabos del caso (sí, también como Marcus Goldman en el caso Harry Quebert). La diferencia entre estas dos novelas estriba en la forma. No me toques es trepidante en todo momento. Escenarios breves y diálogos fluídos. Frases cortas pero jugosas, perfiles sutiles de los personajes para que eches a volar tu imaginación.

Pequeñas obras como esta sugieren mucho más de lo leído. Y lo cierto es que todo se debe a la virtud del autor, a su capacidad para invitarte a considerar opciones, a plantearte dudas, a buscar justificaciones.

En resumen, una pequeña gran novela para degustar sin demora, sin excesos retóricos pero con el gran oficio sintetizador del virtuoso de la escritura. Pinceladas sobre enigmas históricos y de la gran Historia del arte, que tanto a despertado el imaginario popular y la imaginación de los amantes del Arte.

 Ya puedes comprar No me toques, la última novela de Andrea Camilleri, aquí: