Aviso de muerte, de Sophie Hénaff

4.50 avg. rating (89% score) - 2 votes

Nunca está de más econtrar una novela negra que sea capaz de ofrecer un punto de humor, por mucho que suene contradictorio. No es tarea fácil para el autor compendiar esos dos aspectos tan aparentemente lejanos en temática y desarrollo. Sophie Henaff se atrevió y lo consiguió con la primera entrega de La brigada de Anne Capestan (lo tengo pendiente de reseña, aún me estoy poniendo al día en lecturas). Y todo lo que sea romper moldes para aportar un nuevo estilo debe ser bienvenido, pese a los puristas y/o clasicones.

En el libro Aviso de muerte la autora continúa cediendo el relato de lo que acontece a Anne Capestan, la ya conocida inspectora de policía y a su desconcertante brigada, vilipendiada por el resto de compañeros, incapaces de asumir los éxitos que sus métodos estrafalarios consiguen.

Salpicando la trama con esas deliciosas gotas de humor, negro y ácido en ocasiones, la protagonista asume la investigación por el asesinato de su suegro, el comisario Serge Rufus. Una situación incómoda que conducirá a Anne por una zozobra personal.

Sin embargo este caso no será el que acabe centrando la frenética actividad de la brigada. Unos asesinatos en serie en la región de la Provenza acaparan toda la atención policial del momento. Los fallecidos van siendo anunciados previamente de manera pública, con el consiguiente estupor general y desconcierto policial.

El desarrollo de la investigación está plagado de imaginación y sorpresas, transformando la temática negra y policíaca en un acertada lectura amena con las dosis de misterio oportunas y con los mismos tintes enigmáticos por conocer qué es lo que está ocurriendo.

En suma, con Aviso de muerte podemos paladear un interesante combinado con todo lo bueno de dos mundos literarios aparentemente polarizados: el humor y el thriller. Y la mezcla acaba siendo mágica, apetecible, sumamente interesante y revitalizante para ambos géneros.

Ya puedes comprar la novela Aviso de muerte, el último libro de la sorprendente Sophie Hénaff, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*