La cajita de rapé, de Javier Alonso García-Pozuelo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Antes de nada he de decir que este gran libro que cito hoy aquí, hace una estupenda pareja con Caen estrellas fugaces, de similar ambientación en el Madrid del siglo XIX, solo que en el segundo caso con un punto de mayor fantasía en torno al misterio.

Y centrándonos ya en La cajita de rapé, creo que en nuestra literatura siempre faltó un Sherlock Holmes y consecuentemente un Conan Doyle. Nunca es tarde para encontrarlo bajo la autoría adecuada, la de Javier Alonso García-Pozuelo. Su personaje, nuestro nuevo héroe policíaco-patrio se llama Inspector Benítez, un policía a punto de abandonar esa dedicación que lo ha conducido durante décadas por las calles del Madrid decimonónico, con sus luces y sombras.

Aunque realmente el bueno de Benítez conocía más las sombras de Madrid, concretamente las del barrio de la Latina, donde lo que quedaba atrás era mucho más de lo que se podía esperar, en esa especie de decadencia entre los fulgores esperanzados del cambio de época.

Así que, después de tanto tiempo entre la inmundicia de aquellas calles sin ley, Benítez quizás no se encuentre en su mejor momento para desplegar sus dotes. Pero no lo queda otra que apechugar con el caso de la criada de los Ribalter.

La pobre ha aparecido muerta. Y los pobres Ribalter tendrán sin duda que tirar de otra sirvienta para tapar su hueco, no sin el suficiente fastidio organizativo como para solicitar la reparación del daño por el asesinato de la joven.

Algo que Benítez sabía muy bien después de tantos años de dedicación era que las pistas fáciles no existían en los asesinatos alevosos como aquel. El simple homicida puede matar a la luz del día conducido por la rabia. El asesino que se ampara en la soledad nunca deja una pista fácil.

Así que las muestras de robo como motivo final no terminan de convencerle a Benitez ni por tanto a su fiel asistente Ortega.

Y desde ese momento disfrutamos del más puro rompecabezas Holmesiano. Intereses, dinero, pasiones desatadas, frustraciones, miserias escondidas…  El clásico maremagnun en el que nada es lo que parece y lo que parece finalmente no lo es.

Las evidencias que conducen al asesino suelen ser siempre detalles mínimos, tan pequeños como para quedar ocultos como una hebra de tabaco en una cajita de rapé.

Ya puedes comprar la novela La cajita de rapé, el nuevo libro de Javier Alonso García-Pozuelo, aquí:

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*