No digas nada, de Brad Parks

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Es curioso como un thriller, volcado hacia una temática judicial, puede ofrecer una lectura más intensa en la medida en que nos ofrece una perspectiva sobre la Justicia como algo vulnerable y menos ciego de lo que aparenta ser. No es que seamos tan ingénuos como para seguir asumiendo la imparcialidad de una Justicia mediatizada, presionada e ingerenciada por la estructura del propio sistema “democrático” de turno. Pero saber hasta que punto puede verse coaccionado un juez con medidas extremadamente disuasorias, pone los pelos de punta.

El juez Sampson realiza un desempeño ejemplar, y compatibiliza sus juicios y sus sentencias con una vida familiar plenamente satisfactoria. Gracias a su mujer y a sus hijos encuentra ese espacio amable con el que escapar de un sistema judicial no siempre gratificante.

Pero claro, Sampson tiene el poder de decidir sobre demasiados intereses, lícitos y espúreos. Y son estos segundos los que pueden estar dispuesto a todo por conseguir el beneplácito de una justicia que respalde sus quehaceres fuera de la ley.

El padre y el juez se dispone a enjuiciarse a sí mismo. La vida de los que más quiere depende del fallo favorable hacia la defensa de un ignominioso caso. Dispone de un tiempo para meditar, si es que puede hacerlo entre la frenética sensación de pánico que le embarga a ráfagas.

O quizás, por qué no, puede buscar un camino intermedio. Cuando un juez se toma la justicia por su mano puede que dicha acción tenga fundamentos de peso. De hecho, su propia vida se convierte en un argumento secundario en el caso de la salvación de su mujer y sus hijos.

Pero esta historia va mas allá, nos conduce hacia su extraordinaria solución entre giros y sopresas que circundan la enigmática desaparición de su familia. Una lectura adictiva de uno de los grandes del género negro, muy en la línea del John Grisham más oscuro.

Ya puedes comprar la novela No digas nada, el nuevo libro de Brad Parks, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*