Nunca es tarde, de Jerónimo Tristante

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Las novelas negras ambientadas en bucólicos escenario de montaña parecen haber arraigado como subgénero propio. La aparición de Dolores Redondo con su trilogía del Baztán propició un despegue de este tipo de novelas.

En mi caso, siendo aragonés, la nueva propuesta de Jerónimo Tristante, centrada en el pirineo aragonés, como que me toca más ya de partida. Pero claro, con los antecedentes expuestos, siempre puedes caer en la tentación de asociar y comparar…

Pero la magia muchas veces reside en revisitar escenarios para acabar transformándolos bajo el estilo de cada autor. Y eso es lo que ocurre con este libro Nunca es tarde, premio Ateneo de Sevilla 2017.

El título, a sabiendas de que nos encontramos con una novela negra, parece anticipar un caso pendiente que aún puede ser resuelto, o una decisión drástica que acaba transformando la realidad hacia lo siniestro… Todo empieza con una chica que aparece asesinada con un disfraz de cadáver, como macabro sarcasmo.

La investigación oficial se despliega por todo el entorno, pero de manera paralela, Isabel Amat, más conocedora de la realidad del pueblo y de los alrededores, empieza a enlazar el caso con un oscuro pasado que todavia pervive como un lejano eco en la conciencia de los lugareños.

En 1973 aquel mismo lugar pacífico entre montañas sufrío una brutal sacudida de siniestra realidad. Cuarenta años después, los investigadores son incapaces de hilvanar ambos sucesos, ellos no son poseedores del imaginario popular, de los mitos y medias verdades sobre ese suceso soterrado malamente con el paso del tiempo.

Las montañas del pirineo con su majestuosa apariencia, los bosques aledaños donde rebosa visa, todo ello tiene una doble lectura. En los interiores de todo bosque oscuro pueden sobrevivir las bestias más ignotas del pasado, incluso la peor de las bestias, el depredador humano capaz de todo por apaciguar su locura…

Ya puedes comprar la novela Nunca es tarde, el nuevo libro de Jerónimo Tristante, aquí:

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*