Veinte, de Manel Loureiro

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

En el morboso gusto por el miedo y el terror como entretenimiento, aparecen las historias sobre catástrofes o apocalipsis con un especial punto de presagio sobre un final que se antoja alcanzable en todo momento, ya sea mañana a manos de un dirigente demente, dentro de un siglo con la caída de un meteorito o a la vuelta de milenios con un ciclo glaciar.

Por eso, tramas como las que nos presenta el libro Veinte, consiguen ese macabro atractivo sobre una civilización exterminada. En este caso concreto se trata de un singular suceso global que arrastra a la humanidad a un suicidio generalizado, como un desequilibrio químico, un efecto magnético o una abducción generalizada.

Pero claro, siempre hay que aportar un lado de esperanza para no sucumbir en el fatalismo. La esperanza de que algo o alguien de nuestra civilización pueda sobrevivir y ofrecer testimonio de nuestra Historia completa la temática con el necesario brillo de nuestro minúsculo paso por un inmisericorde cosmos.

Y ya se sabe que el futuro es la juventud…

Andrea aún no ha cumplido los dieciocho años y se encuentra con el caos absoluto. En su trágico devenir por un mundo acallado por la muerte encuentra a otros que, como ella, han evitado el origen del devastador mal.

Un nuevo mundo se presenta para estos jovenes habitantes del silencio, las ruinas y la tristeza. Su instinto de supervivencia y su ansias por descubrir la verdad los conduce a una aventura sin parangón. Las pistas, o la inercia los va conduciendo hacia ese punto crítico, el epicentro de la destrucción general, el origen para la extinción de la vida humana.

Lo que puedan descubrir los posicionará muy cerca de solución al enigmático hecho que apagó tantas vidas en todo el mundo. Nunca es tarde para atajar un problema, por extraordinario que este sea. Si los chicos están en lo cierto, quizás tengan una oportunidad para revitalizar un planeta entregado a la devastación.

Ya puedes comprar el libro Veinte, la nueva novela de Manel Loureiro, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*