Los cinco y yo, de Antonio Orejudo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

El protagonista de esta novela, Toni, fue un lector voraz de aquellas series de libros de “Los cinco“. Entre la inocencia y la revolución que era (y sigue siendo) leer en aquellos años de salida de la infancia, la lectura de cualquier libro se convierte siempre en una marca, una señal de marcapáginas hecha en nuestras propias vidas.

Cuando recuperas un libro de los cinco parece como si el marcapáginas de tu vida siguiera ahí, en el tacto de sus portadas colmadas de acción y aventuras. Como el propio autor indica, una lectura juvenil se redescubre bajo un prisma bien distinto en la madurez, quedando al descubierto matices no detectados en su momento, aspectos no siempre afortunados. Pero lo importante es ese enlace con otro tiempo, el que a su vez enlaza con otro prisma de la vida.

En un personaje ya crecido, que revisita esos momentos de la adolescencia con la exactitud propia de un autor que ha atravesado el esplendor de los libros de “Los cinco”, se adivina ese punto autobiográfico, un ansia propia por recuperar tantas y tantas sensaciones.

En primer lugar, Toni querría recuperar la inspiración. Y con ella la motivación para escribir sus novelas pendientes y para enseñar a sus alumnos, convencido en todo momento de lo que transmite. El problema para Toni es que todas esas lecturas de Los cinco acompasaron unos tiempos de transición española que prometían convertirle a él y a sus compañeros de generación en algo que no han llegado a ser.

No se trata de nostalgia ni de melancolía, se trata de que, tal vez lo que querían llegar a ser toda aquella generación lectora de Los cinco, realmente era no ser mayores. De ahí que Toni vuelva a buscar su sitio en la ficción, a pesar de que su realidad pueda quedar hecha unos zorros.

Ya puedes comprar Los cinco y yo, la última novela de Antonio Orejudo, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*