3 mejores libros de Antonio Gamoneda

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Lo bueno de “ser escritor” es que puede permanecer de manera latente, durante años y años, de manera más o menos satisfactoria. Y siempre como un horizonte inagotable.

Mientras disimulas estampando sellos en una oficina bancaria o repartiendo el correo por tu ciudad puedes estar pensando en lo siguiente que vas a escribir o en pulir algún aspecto, alguna escena, algún personaje. Da igual que hablemos de poesía (como es el caso mayoritario de Antonio Gamoneda) o de prosa, la cuestión es crear de la nada un composición, una imagen, una historia.

De no ser así, Escritores con mayúsculas como Antonio Gamoneda no habrián existido. Se es escritor porque se quiere ser escritor y porque se dedica esa parte de tiempo libre que otros dedican al footing o a coleccionar mariposas.

Escritor o poeta es alguien a quien le gusta escribir. No hay más secretos en el término. No tiene que ver con la profesionalización o con el reconocimiento. Todo eso son instantes de gloria en un océano de tiempo en el que si dispones de gloria pero aborreces escribir serás un mal escritor. Podrás ser un proyecto sin sentido, una sombra, un alma en pena que recita poemas en un vacío, sin eco…

O sea que sí. Antonio Gamoneda empezó a escribir y siguió escribiendo en los más de veinte años en que se dedicó, oficialmente, a otra cosa. Supongo que sin que apenas nadie supiera de sus infidelidades, aquellas que lo mantenían de cuerpo presente mientras su mente regresaba a ese manuscrito en proceso de revisión, en esos versos a medio terminar…

3 mejores libros de Antonio Gamoneda:

  1. DESCRIPCIÓN DE LA MENTIRA: Descripción de la mentira es uno de los pocos libros esenciales de los últimos cincuenta años de poesía española. Publicado en 1977 e incluido posteriormente en el volumen recopilatorio titulado Edad ( Madrid, 1989) se presenta aquí en edición nuevamente revisada seguido de un texto -un glosario que surge desde el mismo libro al que acompaña- escrito por Julián Jiménez Heffernan.
  2. EL LIBRO DEL FRÍO: Antonio Gamoneda se aproxima a los últimos bordes de la experiencia, allí donde la comprensión no alcanza, y la hace transitable, la puebla con alas de gavilán, robles musicales, frutos negros. El lector que entra en estepaisaje no necesita descifrar cada símbolo como si fuera un número. Los enigmas de la poesía de Gamoneda son, por el contrario, los que ponen nombre a la realidad interiorizada del lector, cubriéndola de verdad y de conocimiento. Libro del frío se presenta como un viaje: comienza con la descripción de un territorio (Geórgicas), señala luego la necesidad de partir (El vigilante de la nieve), se detiene en el medio (Aún), busca amparo en la piedad del amor (Pavana impura) y alcanza el descanso (Sábado), la víspera de una desaparición que puede ser muerte blanca o pricipio de la serenidad. Frío de límites, los veinte poemas que se incorporan a Libro del frío, representa una ampliación del espacio que, en el libro, se abre a la contemplación de la inexistencia. Es la reunión de los últimos símbolos ante la luz de la desapición.
  3. ARDEN LAS PÉRDIDAS: Con Arden las pérdidas, su nuevo libro, Gamoneda acentúa su tono elegiaco, pero desde una interpretación profunda y esencial de lo que supone el paso del tiempo y el recuerdo, y sus poemas aportan nuevas aristas a la investigación en marcha que representa su trayectoria creativa. Cabe leer Arden las pérdidas como un relato refluyente de lo que ya no es (la luz de la infancia, el amor, la ira y los rostros del pasado…), de lo perdido y olvidado que, sin embargo, aún arde y se afirma luminoso y cruel en la inminencia de su desaparición. El aparente hermetismo del relato se abrirá con sólo advertir que los símbolos son -fueron-, simultáneamente, realidades. La visión de lo perdido y olvidado es también conciencia existencial, conciencia del tránsito soportado para ir de la inexistencia a la inexistencia. Ya en la «claridad sin descanso» de la vejez, es dado contemplar la gran oquedad, conocer el error en que, incomprensiblemente, «descansa nuestro corazón».

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.