3 mejores libros de Herman Koch

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Si hay un autor actual empleado a fondo con la narrativa como forma de crítica social ese es Herman Koch. En el suspense de sus novelas siempre acaban destilándose temas candentes respecto a la acuciante deriva social que suponen el indiviualismo orquestado, la autocomplacencia y la incorporación de la violencia como cauce hacia la hipocresía y la alienación desde muy jóvenes y sobre todo en clases acomodadas.

Casado con una española, también se ha servido de acontecimientos reales ocurridos en nuestro país, como un deleznable ataque racista o clasista en Barcelona.

Desde que se publicara en España su novela La Cena (precisamente la que incorporaba sucesos extrapolados de la ciudad condal), también en nuestro país ha ido ganando adeptos. Lectores que se interesan por esa intención de desnudar miserias entre las apariencias, a la par que el sugerente hilo de la duda sobre los personajes, sobre sus medias verdades y sus descaradas mentiras va hilvanándose de manera inquietante y desconcertante.

Aunque este autor ya venía publicando libros en su país desde los años 80, es desde 2010 cuando ha alcanzado el éxito y las traducciones a infinidad de idiomas, demostrando un grado de madurez y un acierto en todos sus argumentos propuestos.

3 mejores libros de Herman Koch:

  1. Casa de verano con piscina: Pertenecer a la élite social en sus versiones de reconocido médico, famoso actor o potentado director supone disponer de espacios físicos e intelectuales alejados de la plebe. Allí es donde los que saben cómo se mueve el mundo pueden seguir despotricando sobre la moral, el bien y el mal, el estado de las cosas y el sexo de los ángeles. El doctor Marc Schlosser recibe una invitación de su paciente el reputado actor Ralph Meier para pasar unos días juntos en la mansión de la playa, frente al Mediterráneo. A ellos se acabará uniendo un valorado director de cine, de vuelta de todo y disfrutando de su última y joven novia. Junto a las dos primeras parejas viajarán sus hijos adolescentes, chicos cultivados en educación elitista y formados para tomar el timón social en cuando dejen esa adolescencia que nadie sabe bien cómo afrontar. Son días de dispersión y risas, de ambrosía y alcohol bajo la brisa del mar. Pero en ocasiones esa ficción de creerse por encima de todo y de todos puede conducir a la desconsideración por la propia vida de los demás. Cuando lo espantoso ocurre, nadie entiende cómo pudo ocurrir ni dónde nace la culpa. Porque la fatalidad no es un momento crítico, es una suma de circunstancias, decisiones y pensamientos que pueden ser conducidos por sentimientos descontrolados como la violencia, el deseo o la pasión, unos sentimientos que algunas personas creen poder disponer a su antojo.
  2. La cena: Un restaurante de lujo en Amsterdam. Ahí se citan para conversar distentidamente dos parejas. Y es en ese plano básico en el que transcurre una historia que pese a todo adquiere un ritmo trepidante y una intensidad insospechada. El acertado lenguaje conciso del autor para perfilar a personajes y desarrollar diálogos consigue atrapar desde los primeros compases que apuntan a una comoda cena de entremeses y buen vino. Solo que la reunión tiene un fundamento soterrado, o al menos reservado para el postre. Lo que los hijos de las dos parejas hicieron no está bien, Michel y Rick se comportaron como tipos inhumanos, incapaces de empatía alguna. Son amigos e hijos de ambas parejas, los protegen hasta las últimas consecuencias frente al acecho social. Pero entre los padres la culpa asoma y acaba abriendo en canal el ideario hipócrita de una alta sociedad empeñada en la imagen, siempre. Como ya he dicho, basada en unos hechos ocurridos en Barcelona.
  3. Estimado señor M: No por ocupar el tercer lugar debe ser considerada muy distante en calidad. Koch consigue en todas sus novelas un obligado análisis paralelo a los hechos narrados, dotando al todo narrativo de una fuerza inusitada. Como si nos asomáramos a una versión literaria de La ventana Indiscreta, el narrador de la historia nos va presentando al objetivo de su vida, su vecino, el señor M. escritor famoso para más señas pero sobre el cual nuestro amigo narrador lanza sospechas que no sabemos si son fundamentadas en realidades o en algún odio particular. El narrador nos habla de la gran novela de su autor espiado: Ajuste de cuentas, una novela narrada desde hechos reales acontecidos en la ciudad. Descubrir si lo narrado por el escritor es lo cierto o si escribió aquella novela como una tapadera sobre lo realmente ocurrido es el fundamento vital del narrador, y del lector en cuanto se sumerge en la novela.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.