El ministerio de la felicidad suprema, de Arundhati Roy

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

La mayor paradoja del mundo es que la vida al límite es la forma de existir que más te conecta con el alma, con un posible Dios y con el mundo que te rodea. La imperiosa necesidad de lo pequeño te hace valorar lo que tienes dentro, sin el artificio de lo que pudieras haber tenido fuera de haber nacido en otro lugar, en otra cuna… Y es trágico, amargo, qué duda cabe, pero es una afirmación real y rotunda como el suelo que pisan tus pies descalzos.
Delhi probablemente no sea el mejor lugar para nacer. La probabilidad de estancarte en la miseria es de un 101% y sin embargo, si naces, si sobrevives…, vives. Lo haces incluso más que ricos y poderosos, ajenos al drama de pensar si vas a poder comer, o incluso beber. Insisto, es profundamente trágico, injusto y paradójico, pero a niveles del alma y del espíritu, seguro que es así.

Y sobre esto leemos en El ministerio de la felicidad suprema. Un ministerio que conocemos a través de variopintos personajes de Delhi, de Cachemira, de zonas de la India deprimidas y castigadas donde brillan estos diminutos seres como Anyum, que hizo de un cementerio su hogar, o como Tilo, enamorada de tantos amantes a los que abrazó con ansias de sublimar su miseria.

También brillan las Miss Yebin, con las que se nos acaba encogiendo el corazón, así como muchos otros personaes de esa lejana India que Arundhati Roy nos enseña con su clara intención de denuncia, demostrándonos la grandeza de todos esos habitantes del inframundo y la monstruosidad del espacio y tiempo que les tocó vivir.

Porque la cuestión es que ese sentir al límite como una forma de existencia intensa e inigualabe, donde el espíritu si es que lo hay y un lejano Dios parecen mirarse de cerca, lo que no ofrece es, por ninguna de sus aristas, felicidad de estar vivo.

Ya puedes comprar el libro El ministerio de la felicidad suprema, la nueva novela de Arundhati Roy, aquí:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*